Somos una revista independiente que sobrevive gracias a tu apoyo. ¿Quieres ser parte de este proyecto? ¡Bríndanos un café al mes!
Jose bernardo gomez
viceversa

Saturnazo

El más reciente Plenilunio en Sagitario, se produjo en conjunción con Saturno, el planeta de las limitaciones. Eso ocurrió el pasado viernes 9, en simultánea, con el redireccionamiento de Júpiter, el más voluminoso de los astros que giran alrededor de nuestro Sol y el que cumple un rol antagónico con respecto a aquel; siendo, además, su regente, pues representa una cualidad energética afín con el signo del Centauro.

Ha concluido una semana que nos puso en contacto con un par de fuerzas opuestas. La condición expansiva de Júpiter, junto a la tendencia inhibidora y restrictiva de Saturno. Tal circunstancia nos estimula a buscar un punto de equilibrio entre ambas. Sin embargo, en el devenir de los próximos días, a Saturno le corresponderá ampliar su radio de influencia, ya que alcanzará su mayor cercanía del año, con respecto a la superficie terrestre.

El jueves 15, nuestro hogar planetario se alineará con el Sol, transitando por Géminis, en un extremo; y Saturno, pasando por Sagitario, en el opuesto. Esa tensión entre los extremos puede incrementar las cualidades obstructivas y contentivas del astro anillado, que representa el mismo estilo castrador del dios al que le debe su nombre. Son experiencias y situaciones difíciles de superar, pero que encierran un alto potencial de crecimiento y maduración interna.

Un par de días antes de la oposición entre el Sol y Saturno, el calendario vigente lo designa como Martes Trece de junio. En el inconsciente colectivo de la cultura latina le ha otorgado una fuerza sobrenatural asociada al infortunio. La razón de tales creencias supersticiosas se basa en que ese día de la semana está consagrado al dios Marte, guerrero y violento, y al número 13, que posee un valor simbólico asociado con el cuatro, que representa freno, limitación, la pesadez de la materia y la contención.

El martes trece, Mercurio y Neptuno, diminutos planetas, formarán un ángulo recto entre sí, que refuerza la noción de dificultad para integrar dos energías: la racional de Mercurio y la ilusoria, engañosa, confusa y evasiva de Neptuno, emulando al dios de los mares. Tal configuración astral, unida a la carga negativa que se le ha endilgado a ese día y fecha, aumenta la sensación obstaculizadora, típica del poder saturnino de estos días.

El mismo jueves 15, de la confrontación Sol-Saturno, Neptuno se halla estacionario desde el punto intermedio de la oposición que dos días después crearán Mercurio y Saturno. Se trata de una triangulación conflictiva entre esos tres planetas que refuerza, al que ya produce el alineamiento de Saturno con Sol y Tierra.

Terminará la semana con la Luna Menguante en conjunción con Quirón, en Piscis; formando un segundo triángulo de conflictividad, con Sol y Saturno, como remate de la gran cantidad de conexiones que este pesado planeta, identificado con el plomo y la rigidez, provee. El domingo 18 se volverá a alinear, en esa ocasión con el mediador Mercurio, provocando una lucha entre la flexibilidad adaptativa de este último y la imposición autoritaria del astro controlador y represivo.

No es extraño que en esta semana tan excesivamente densa se haya colado el martes trece, para darle una ración extra al saturnazo y a las triangulaciones críticas que Neptuno, Mercurio, Quirón y la Luna Menguante proyectan. Ante tan grisáceo panorama lo más recomendable será aligerar las cargas, llenarse de optimismo y mantener un espíritu de superación a toda prueba. Que permita transformar las limitaciones en oportunidades para el equilibrio personal.


🇺🇸 Ahora puedes leer el Código Estelar en inglés: http://bit.ly/2rjz3Oj

Traducido por Jorge Pardo Febres-CorderoTraductor Público Certificado (Español-Inglés-Español) – tradufino@gmail.com


astrologuia.wordpress.com

Photo Credits: D3RX

Hey you,
¿nos brindas un café?