Somos una revista independiente que sobrevive gracias a tu apoyo. ¿Quieres ser parte de este proyecto? ¡Bríndanos un café al mes!
Greta Rico
Greta Rico viceversa magazine

Día de muertos, una tradición que cuidan las mujeres

En México,  el 1 y 2 de noviembre suelen ser días de fiesta. Cada Día de Muertos los panteones se llenan de gente y familias enteras acuden a visitar las tumbas de sus seres queridos. Además de las visitas al panteón, la tradición mexicana dicta que se coloquen altares u ofrendas en las casas con fotografías de las personas queridas que han muerto, su comida y bebida favorita, flores de cempasúchil y veladoras.

Este año debido a la pandemia por la COVID-19 las actividades públicas y las celebraciones masivas por el Día de Muertos fueron canceladas en todo el país. Sin embargo, en Oaxaca, uno de los estados en donde los rituales de muertos y la gastronomía son un emblema, la tradición no se detuvo. Esta historia, hace un recorrido por los Valles Centrales de Oaxaca para dar cuenta de que una de las tradiciones más importantes en México la sostienen las mujeres en sus comunidades.

En algunos pueblos se permitió la entrada a los panteones días antes únicamente para que las personas pudieran llevar flores y el acceso fue restringido. Semanas antes al interior de las cocinas y en los mercados las mujeres limpiaron, asaron y molieron a mano semillas, chiles, especias, cacao y maíz para preparar platillos como tamales, mole y bebidas tradicionales como téjate y espuma. Las mujeres mexicanas dedican en promedio 22 horas a la semana a las tareas del hogar y 28 horas al cuidado de otras personas, el día de muertos es una clara muestra de esta división sexual del trabajo. 

La cosecha de flores, la compra de veladoras e inciensos y la preparación de alimentos esconden una carga de trabajo doméstico y labores de cuidado para las mujeres que pocas veces es reconocida. Al interior de las casas en pueblos como Zaachila y Teotitlán del Valle; abuelas, madres e hijas son herederas de recetas familiares y de conocimientos ancestrales que hacen de ésta una celebración única que permiten dar la bienvenida a quienes les visitan.

Hey you,
¿nos brindas un café?