Somos una revista independiente que sobrevive gracias a tu apoyo. ¿Quieres ser parte de este proyecto? ¡Bríndanos un café al mes!
Arturo Serna
Photo Credits: Karen ©

Rembrandt y la mancha

La bañista se detiene, controla su paso, remoja sus piernas y mira hacia abajo. Detrás, el oscuro y vago resplandor del día o de la noche, refulge opaco y macilento.

La figura tímida y gruesa tiene la indiferencia de un futuro rectángulo ruso.

El pintor se ha demorado en cada uno de los rasgos de la cara, el pelo, el vestido, el agua turbia, las manos. Pero hay ciertos aspectos de las cosas y de la piel que se distinguen no por su transparencia sino por el alto grado de opacidad: más concretamente, esas cosas entre las cosas están pintadas con un anticipatorio nivel de abstracción que abisma, que extraña.

Rembrandt ha creado la pintura de la mancha antes del arte abstracto ruso o norteamericano. En los pliegues blancos del vestido y en el agua turbia, el pintor despliega un arte de la mancha, de la textura. Si recortamos el cuadro, si nos acercamos a las partes del vestido y el agua, vemos que esas formas han sido tratadas como focos independientes, como figuras geométricas. No sorprende la habilidad de Rembrandt (en otras pinturas vemos el oficio de alguien que se demora en las pinceladas como sujetos con cierto grado de autonomía) sino el ojo avizor, el microscopio de alguien que se anticipa a una mirada del porvenir. La mancha en el cuadro de Rembrandt no tiene un lugar menor. Al contrario, sectores cruciales de la tela están tratados como siluetas que se desprenden de la composición general. No se trata de un artificio sino de un ojo entrenado en los tratamientos de la luz, la oscuridad y la superficie. Rembrandt nos dice que el cuadro no es una imitación de la naturaleza ni una copia de lo real. El cuadro, para Rembrandt, es un cuadro, una ficción, una creación individual. La mancha demuestra que el plano tiene valor como superficie y como textura.

En los centros geométricos de la bañista, el cuadro es anticipatorio y antirrealista, abstracto: la “bañista” desmorona la idea del espejo. El encuadre no selecciona la realidad sino que habilita un centro de invención pura. Para Rembrandt, un cuadro no es una ventana sino un artificio pictórico, un lugar para el solaz experimental de la mirada.


Photo Credits: Karen ©

guest
1 Comment
pasados
más reciente más votado
Inline Feedbacks
View all comments
Dmitry Ivanov
Dmitry Ivanov
4 years ago

Me salgo del tema, disculpen. Buen trabajo el de Gabino Amaya Cacho, espero hayan tenido la oportunidad de verlo, en especial, el puntillismo abstracto que es esa invención que redescubre el puntillismo. Puedes ver la obra e imaginar mil cosas, cada mente, cada espectador reinventa la intensión del pintor. Incluso, si imaginas lo contrario de lo que pensó el pintor cuando creó el cuadro es válido, de hecho, esa es la idea de la pintura abstracta y es lo que me atrae de Cacho y otros grandes exponentes artísticos de esa modalidad. Entre los reconocimientos que ha ganado Cacho están… Seguir leyendo »

Hey you,
¿nos brindas un café?