Entrevistas, Excelencias 0

Nani Mosquera: Una mujer que escribe, dibuja, opina y, encima, hace reír es un peligro

 

Nani Mosquera (Colombia) es una de las caricaturistas invitadas al evento Bitter Laughter que ViceVersa Magazine realizará, en colaboración con The Cooper Union, el próximo 11 de noviembre a las 3:00pm.

 

Es un humor que rasguña el de Adriana (Nani) Mosquera. Magola, el personaje que salió de su pluma, habla sin pelos en la lengua. Su mirada aguda, desencantada, pone al desnudo los males de una sociedad machista, en la cual el poder y la corrupción muchas veces van de la mano y las personas comunes y corrientes tienen que surfear una cotidianidad en la cual los problemas personales se suman a los públicos.

Magola no tiene pelo rubio, ni ojos celestes, ni piernas perfectas, ella reúne los defectos que tenemos muchas mujeres y por eso mismo la identificación es inmediata y sentimos que habla por todas.

Nani Mosquera nació en Bogotá y vive en España. El diseño ha sido desde siempre su manera de comunicar y las tiras cómicas una pasión que la acompaña desde niña. Las empezó a hacer en bachillerato y en cuarto año de secundaria creó un periódico mural. Sin embargo cuando, al llegar a la Universidad quiso convertir su pasión en profesión, descubrió que el mundo del humor gráfico era absolutamente masculino y que a la mayoría les parecía una locura que una mujer quisiera ser caricaturista.

Lejos de desanimarse Nani empieza a mandar sus dibujos a concursos, gana menciones, y un ex compañero de colegio, quien trabaja como jefe de redacción de un importante diario, le da una primera oportunidad ofreciéndole la posibilidad de dibujar una viñeta para ilustrar un artículo de opinión. Será la primera de muchas. Tras estudiar en la Escuela de Caricatura Nacional de Bogotá para afinar técnicas, Nani, quien conoce y se casa con otro caricaturista, autopublica su primer libro de viñetas y empieza a demoler, ladrillo tras ladrillo, el muro de recelo que envolvía la caricatura hecha por mano de mujer.

– A lo largo de mi carrera he tenido que superar varios escollos pero, gracias a la confianza de mi amigo, y a Magola, las puertas se han abierto – nos explica sonriente Adriana Mosquera.

 

Nani Mosquera

Photo Credits: Aitana Pérez | Cicuta Films

 

¿Cómo nace Magola?

En una feria del libro de Bogotá en la cual estaba participando junto con otros dibujantes. Los organizadores nos pidieron que hiciéramos un mural con nuestros dibujos en una gran pared blanca y yo tenía mucha rabia adentro por todos los obstáculos que estaba encontrando en mi camino, en su mayoría por el simple hecho de ser mujer. Vi que todos dibujaban personajes femeninos muy bellos, rubias de pelo largo, piernas perfectas etc. Entonces decidí crear un personaje que fuera todo lo contrario y lo llamé Magola, nombre muy colombiano. Magola es una flaca narizona de ojos saltones, pelo oscuro, piernas peludas y viste horrible. A la gente le encantó, muchas personas empezaron a hacerse fotos con ella y así el personaje fue tomando vida. Al comienzo era muy, muy feminista, palabra que no muchos entienden bien. El diario El Espectador, me pidió hacerles una viñeta diaria y Magola fue el personaje que me acompañó para transformar todos los chistes machistas y volverlos a favor de las mujeres. Gustó mucho.

 

Sin embargo Magola con los años ha ido cambiando, hasta físicamente.

Es verdad. Magola ha ido cambiando porque su entorno (y el mío) también han ido cambiando. Ahora creo más en la equidad de género. Tengo a un esposo feminista, a un hijo que se crió feminista y el camino que me interesa recorrer no es el de la confrontación entre sexos. Prefiero defender la equidad de género y los derechos de las mujeres y de los niños.

 

Nani Mosquera

 

La equidad de género parece alejarse en lugar de acercarse y crece la violencia de género. Un mal que, según las estadísticas, encontramos en todo el mundo. Tu que conoces la realidad colombiana y la española, ¿crees que en ambos países existe la misma violencia?

En Colombia la violencia de género ha existido siempre y sigue existiendo. Lo que ha cambiado positivamente en los últimos años es que se ha hecho más visible, se denuncia más, las mujeres reaccionan de manera diferente. Antes se consideraba un problema que había que resolver a puertas cerradas. En España también hay violencia pero las denuncias son mucho más pronunciadas. Cuando matan a una mujer esa noticia aparece en todos los diarios, publican la foto del hombre hasta que lo atrapan y lo condenan. En Colombia y otros países de América Latina matan a cinco mujeres y solamente una sale en las noticias. Se dan pasos adelante pero muy lentamente porque la mentalidad sigue siendo muy machista. Recientemente me ha contactado una empresa multinacional colombiana muy importante pidiéndome dibujos para una campaña interna dirigida a promover la equidad de género. Querían un montón de cosas, pero… las querían gratis. Es decir pretendían defender los derechos de la mujer pisoteando los míos. Es un ejemplo que demuestra que todavía el trabajo de las mujeres no está valorado como se merece. 

 

Muchas veces tus viñetas tratan temas políticos y de actualidad.

Como publico todos los días es inevitable que toque temas actuales como los problemas económicos, la política, las FARC, la inseguridad, pero siempre con una mirada femenina, desde el hogar. Magola es una mujer como tantas y refleja la realidad que viven las familias comunes y corrientes.

 

Nani mosquera

 

¿Alguna vez te has sentido amenazada o presionada por tus tiras políticas?

Me han intimidado por medio de las redes sociales y sobre todo desde que escribo también artículos para el diario El Espectador. Algunos hombres se sienten ofendidos por el hecho de que sea capaz de ser caricaturista y además escribir artículos. ¡Una mujer que escribe, dibuja, opina y, encima, hace reír es un peligro! Y su mejor respuesta es ofender y descalificar escudados en un nombre ficticio en las redes. Me han dicho que me dedique a lo mío, que opino con la vagina, que quién me creo que soy, que siga haciendo mamarrachos… En fin, yo he seguido escribiendo y dibujando y al diario parece que esa polémica le va bien ya que genera mucho tráfico de visitantes. Hay que agregar que a veces me defienden tanto hombres como mujeres y yo paso a ser una espectadora más.

 

Tolerar a una mujer que se expresa con ironía, que ridiculiza ciertas actitudes machistas y por lo tanto debilita el poder del hombre en la casa y en la sociedad, es muy difícil para una parte de la sociedad.

En Colombia somos muy amables, nos reímos mucho pero la mayoría de esos chistes esconden una gran discriminación. Cuando presentaba mis trabajo a otros diarios y revistas siempre me remitían a las secciones de mujeres. En El Espectador fue completamente distinto, allí siempre han tenido una idea muy de avanzada y me han permitido tener una tira diaria en la contraportada, es algo que no tiene precio. Fue muy satisfactorio mostrar que las mujeres podemos opinar como cualquier persona. También en España trataron de encasillarme y a veces me han tachado de feminista radical.

 

Nani Mosquera

 

¿En qué momento y por qué decidiste ir a vivir en España?

Hace varios años me llegó una invitación de la Universidad de Alcalá de Henares, ciudad en la cual vivimos, para hablar del libro que había autoeditado. En ese momento mi hijo tenía dos años y me dolía mucho dejarlo. Tras muchas dudas me fui… llorando y, a la semana, regresé… llorando. Ese viaje me cambió la vida. Supe de inmediato que quería vivir en Alcalá de Henares, pequeña ciudad ubicada a unos 30 kilómetros de Madrid. Lo hablé con mi esposo, pensamos en el futuro de nuestro bebé y nos aventuramos. Los primeros años fueron difíciles porque no teníamos visa pero ahora ya estamos con todos los papeles en orden. Sin embargo estoy muy conectada con mi país y sigo dibujando y escribiendo para El Espectador. Colombia es un país muy lindo que quiero muchísimo y que me ha dado tanto, pero es difícil vivir allí. Hay cosas que son muy difíciles de cambiar y eso para mi es como una tortura.

 

¿En España te resultó más fácil trabajar como caricaturista?

Cuando llegué en el ’97 no había muchas caricaturistas tampoco en España. Hoy día las cosas han cambiado mucho. Yo empecé a publicar en una revista muy machista: Interviu, que publicaba siempre fotos de mujeres desnudas. Sin embargo dejaron que yo siguiera con mi humor feminista y a favor de la equidad de género. Quedé allí 12 años. Paralelamente trabajé también para otros diarios y revistas, por ejemplo en La Razón, El diario Mercal, El diario Metro, el diario de Alcalá. Desafortunadamente las publicaciones impresas van desapareciendo y se reducen notablemente los espacios para los caricaturistas. Es una pena porque justo cuando hay un repunte de mujeres caricaturistas disminuyen los espacios de trabajo.

 

¿Entonces sigues dibujando solamente para Colombia?

En España hago trabajos para la Universidad Alcalá de Henares, para Ong’s, he realizado dibujos para campañas de la Cruz Roja en España y Argentina, y para publicaciones online.

 

nani mosquera

 

Como emigrante que tuvo que vivir cinco años sin papeles conoces bien las angustias de quien hoy busca en otros países una vida mejor para sí y para su familia. ¿Has tocado el tema de los refugiados, la inmigración, la xenofobia y el repunte de los nacionalismos?

Si, muchas veces. Soy miembro de Cartooning for Peace, una organización que tiene un programa todos los viernes en un noticiero francés y que difunde algunas publicaciones. Yo les envío constantemente tiras sobre la temática de la inmigración, los refugiados etc. Lo hago siempre desde una perspectiva femenina, mostrando el punto de vista de las mujeres. En España no solamente viví yo misma el drama de ser una indocumentada sino que asistimos todos los días a los naufragios en el Mediterráneo de personas de todas las edades que escapan de situaciones invivibles. Es algo que toca las fibras más sensibles de nuestro ser y sería imposible quedar indiferentes.

 

Tu escribes y dibujas. ¿Cuál es la fuerza que tiene el dibujo humorístico con respecto al texto escrito?

Su inmediatez. El dibujo te da una idea redonda y rápida de un concepto. Un artículo es de ingesta más lenta y no todo el mundo lo lee. En cambio el humor gráfico llega siempre, y te hace sonreír y reflexionar, aún si no estás de acuerdo. Es un mensaje muy contundente y sencillo.

 

¿Qué opinas del evento Bitter Laughter al cual te estamos invitando?

Es la primera vez que acudo a un evento en Nueva York. Por lo que sé, es una ciudad con una sociedad muy abierta y con una gran oferta cultural. Espero poder intercambiar opiniones con los asistentes y volver llena de ideas y energía renovada.

 

Para mayor información sobre Bitter Laughter y como reservar tus entrada, visita www.BitterLaughter.com

 

Bitter Laughter

“ViceVersa Magazine parece una zona segura para atreverse a perder la virginidad como artista, el museo donde los experimentados exhiben su trayectoria, al mismo tiempo que es aquel lugar que creíamos remoto u olvidado donde los jóvenes son intelectuales, les interesa la calidad en el contenido y ¡encima! lo crean."

- Natalia Bravo

Afíliate a ViceVersa Magazine y asegura su futuro   Afíliate

Puede que también te interese