Somos una revista independiente que sobrevive gracias a tu apoyo. ¿Quieres ser parte de este proyecto? ¡Bríndanos un café al mes!

MADRID: Para cuando se publiquen estas líneas ya se conocerán los primeros resultados electorales de este año. Un año en el que nos toca, a los españoles, elegir Alcaldes, Presidentes Autonómicos y finalmente -este más adelante- al futuro Presidente del Gobierno; cargos que hoy en día cuesta escribirlos con mayúsculas. Las ciudades se llenan de estandartes con fotos de los políticos intentando mostrar a los ciudadanos sus mejores sonrisas. Se repiten eslóganes y promesas. Palabras con las que los de siempre y los de ahora intentan embelesar a la ciudadanía para ganarse lo que llevan dentro nuestros sobres. Y en este país hay pocas cosas que gusten más que un sobre, así que por ellos lo dan todo.

Los hemos visto paseando en bicicleta por el parque, los hemos visto bailar en videoclips, rapear, pasear al perro y hasta versionar a John Lennon. Pero somos muchos a los que sus intentos por caer bien no nos borran de la cabeza los últimos años de ineptitud, recortes sociales, precariedad laboral, robos y corrupción (por mencionar solo algunas cosas). Todo esto ha llevado a que aparezcan los nuevos –y los no tan nuevos- con discursos en los que intentan gustar a todos, intentos a veces tan forzados que cuesta creérselos. Lo cierto es que, ante tantos cambios y novedades, el panorama electoral de este año es verdaderamente emocionante.

Aunque la política no es plato de buen gusto para todos y hay quien ante tanto circo prefiere abstenerse. No es mi caso. Pertenezco a ese grupo de personas que pensamos que acudir a las urnas es un derecho que se debe llevar a cabo. Este año también formo parte del grupo decisivo para estas elecciones. Los indecisos. En un sistema electoral en el que el voto castigo no funciona hay que pensarse muy bien a quien elegir sobre todo cuando nadie termina de convencerte. Porque cuatro años son muchos años y entre tanto populismo y fanatismo político es fácil no ver las cosas claras. Aunque para cuando se publiquen estas letras alguno de todos ellos tendrá mi tan preciado sobre. 


Photo Credits: Kheel Center

Hey you,
¿nos brindas un café?