Somos una revista independiente que sobrevive gracias a tu apoyo. ¿Quieres ser parte de este proyecto? ¡Bríndanos un café al mes!
Andrea Castro
Photo Credits: Kate Brady ©

Fotos

Son las cuatro de la tarde. Afuera hace frío y el cielo, celeste y altísimo, empieza a adquirir tonalidades rosadas de sol cansado de otoño.

Sola, sentada en la cocina de mi casa, miro las fotos de un festejo reciente allá en el sur. Las caras brillantes, las ropas elegidas para la ocasión, todos tan lindos y congelados en constelaciones varias.

Conozco muy bien la situación de la foto familiar. Las indicaciones que se van gritando unas sobre otras. Los fotógrafos que se turnan para desprenderse de la manada. Las risas, los pequeños instantes de irritación pronto tragados por los cuerpos que se apretujan para la pose. El sentimiento de pertenecer.

Las miro y veo mi ausencia, pero en sus caras no hay ni una sombra de mí. Yo, la que dejó su lugar.

Así debe ser ver a los vivos desde la muerte, pienso. Y me pregunto si no andarán por ahí, observándonos vivir, y llorando el hecho de ya no ser parte.


Photo Credits: Kate Brady ©

guest
2 Comments
pasados
más reciente más votado
Inline Feedbacks
View all comments
Mario Blanco
Mario Blanco
3 years ago

Reflexion genial, mis respetos

Carlos Castro Cranwell
Carlos Castro Cranwell
3 years ago

Triston

Hey you,
¿nos brindas un café?