AFIÍLIATE
Bitter Laughter, Entrevistas, Excelencias 1

Edgardo Miranda-Rodríguez: La Borinqueña es un símbolo de esperanza

Edgardo Miranda-Rodríguez es uno de los caricaturistas y autores de novelas gráficas invitados al evento Bitter Laughter que ViceVersa Magazine realizará, en colaboración con The Cooper Union, el próximo 9 de noviembre a las 6:30pm.

Los comics fueron el mundo paralelo en el cual, siendo aún un niño, escapaba para soñar una vida distinta. Edgardo Miranda-Rodríguez, artista y activista, creador del personaje La Borinqueña, nació en el Bronx de una familia puertorriqueña. Viviendo allí con la madre y su hermano mayor, desde pequeño sufrió en carne propia la herida de la injusticia por ser latino y vivir en barrio pobre. Conoció la discriminación y el racismo pero también entendió el valor de la solidaridad. Encerrado en el mundo de los libros que le permitían viajar con la fantasía, pasaba horas en la biblioteca y hacía pequeños trabajos para reunir dinero con el cual comprar sus comics preferidos.

Supe desde pequeño que el único camino para tener una vida distinta me lo ofrecía la educación. Me sumergí en los estudios, no faltaba nunca a clase, llevaba las tareas hechas a la perfección. Siempre fui un “nerd”, me la pasaba con un libro en la mano y nunca fui bueno para los deportes. Recuerdo que una profesora de inglés nos mandaba a escribir, cada semana, una frase con diez nuevas palabras y yo, en lugar de formular una sola oración, escribía para cada palabra un cuento. En esos años también comencé a escribir mis propias historietas. Las fotocopiaba gracias a la ayuda de mi hermano y luego las vendía. Con ese dinero compraba otras. Cuando estaba en la escuela superior descubrí el amor por la historia, y pedí permiso para quedarme más tiempo en la biblioteca. Entendí que hay un entramado de vivencias que une a los seres humanos, estén donde estén. En ese momento, por ejemplo, Mandela estaba preso y Suráfrica vivía la etapa oscura del racismo y del apartheid. Me sentí muy identificado con esa lucha que me indignaba tanto como el racismo que sufríamos en Estados Unidos.

La seriedad con la cual asumió la vida en su infancia sigue impresa en la personalidad de adulto de Edgardo Miranda-Rodríguez. Con hablar pausado y escasas sonrisas nos muestra su mundo hecho de dibujos y textos. Tras una larga carrera como artista en la prestigiosa firma Marvel, tuvo la idea de insertar unas tiras que hablaban de viejas leyendas de Puerto Rico, ligadas a una ceiba centenaria, dentro de una historieta del superhéroe extraterrestre Groot, hombre de madera. La reacción de los puertorriqueños fue entusiasta y el orgullo de verse retratados en una historieta de Marvel gracias a otro puertorriqueño, tan profundo, que el mismo Edgardo quedó sorprendido. Entendió que, a través de los comics, podía reconstruir lazos con su país de origen, relatar acontecimientos que devolvieran a su pueblo el orgullo de su historia, de su cultura. En ese momento cambió su vida. Fundó la editorial Somos Arte y creó La Borinqueña.

 

 

¿Quién es la Borinqueña? ¿Por qué, siendo tu un hombre, decidiste crear una superheroína en lugar de un superhéroe?

La Borinqueña se llama Marisol Rios De la Luz y su historia es muy similar a la mía porque, al igual que yo, nace en el Bronx de una familia puertorriqueña. Justamente porque los superhéroes generalmente son hombres, quise que la Borinqueña fuera una mujer. Aún siendo hombre cuando escribo un libro trato de desarrollarlo desde una perspectiva feminista. Las superheroínas más famosas generalmente son muy sensuales y las dibujan casi desnudas. Hasta la Mujer Maravilla, quien es la más conocida, no solamente va casi desnuda sino que, hasta hace poco tiempo, llevaba tacones. ¡Increíble!. No sé cómo pudieron imaginar a una mujer corriendo y luchando con tacones. Sin embargo esos dibujos reflejan la mentalidad y las fantasías de los hombres. Yo me opongo a esa visión. La Borinqueña es una muchacha hermosa pero no expone su cuerpo. A veces discuto con mis dibujantes porque su tendencia es a crear un personaje demasiado sensual. Me gustaría trabajar más con dibujantes mujeres pero son muy pocas y la mayoría de las veces están ocupadas con otros trabajos. La Borinqueña es mi tributo a unas mujeres quienes han sido extremadamente importantes en mi vida. Yo no tuve padrinos sino madrinas, mujeres fuertes, determinadas, maestras, abogadas, activistas comunitarias, directoras de Museos, a quienes debo todo lo que soy.

 

La Borinqueña se distingue de otros superhéroes porque no pelea contra los malvados. ¿Cuál es su verdadera misión?

La Borinqueña no es una superheroína clásica. Tras estudiar Ciencias de la Tierra y del Medio Ambiente, vuelve al país de origen de su familia como parte del programa de estudios. Allí encuentra unos artefactos antiguos en cinco cuevas y descubre sus superpoderes. Sin embargo su misión no es luchar contra los villanos. La Borinqueña es un símbolo de esperanza. Utiliza los superpoderes para generar cambios sociales. Cuando llega a Puerto Rico entiende cuán profundos sean los problemas que deben enfrentar las personas diariamente. Lo percibe desde el primer momento ya que, al llegar a la isla, descubre que todos los cursos en los cuales ella se había inscrito antes de viajar, fueron suprimidos por falta de fondos y de profesores. La crisis económica debilita las Universidades públicas, los docentes buscan mejores oportunidades de trabajo y los jóvenes son quienes sufren de una situación tan negativa. Es uno de los tantos problemas que pongo en evidencia a través de mis novelas gráficas.

 

 

¿Cuál es el valor de una novela gráfica y en el caso de la Borinqueña, cuáles son las historias que te gusta desarrollar?

Uso los comics para hablar de temáticas actuales, como la crisis económica y la deuda financiera que sofoca Puerto Rico. También tomo inspiración de pasajes y personajes de la historia de la isla, de sus leyendas y tradiciones. A veces ni los mismos puertorriqueños quienes viven allí, conocen a fondo esas historias y yo se las describo de una manera fácil, amena, accesible a todos, para que se sientan orgullosos de su pasado y del legado de sus personajes. El poder de una novela gráfica reside en la capacidad de transmitir un mensaje de forma directa, sencilla. Es un libro que las personas se pasan unas a otras, generalmente crean un vínculo y se identifican con el personaje. La Borinqueña está siempre muy relacionada con lo que pasa en Puerto Rico, su misión es la de ayudar a la gente a superar muchos de los problemas que debe enfrentar. Pero también estimula a los puertorriqueños a ver la belleza del paisaje, a defender la naturaleza y a entender que los verdaderos poderes son los que surgen de su misma interioridad.

 

El medio ambiente es uno de tus temas recurrentes tanto que, en una ocasión hablaste de la destrucción causada por un huracán, nueve meses antes del paso de María. Casi una profecía.

Siento una gran preocupación por el cambio climático y todo lo que se refiere al medio ambiente. Lamentablemente cuando escribí la historia del huracán era fácil predecir que algo así, antes o después, iba a pasar. Hace tiempo, científicos de todo el mundo hablan de los riesgos que conlleva el calentamiento global y de cómo incide en la intensificación de los huracanes que se vuelven siempre más fuertes y dañinos. Sabía también que la isla no tiene una infraestructura que permita enfrentar una calamidad de esa naturaleza y que, en una situación de emergencia, los daños iban a ser muy graves. Lamentablemente así fue.

 

Edgardo Miranda Rodriguez - Bitter Laughter 2

Photo Credits: Flavia Romani

 

¿En qué momento decidiste escribir Ricanstruction: Reminiscing & Rebuilding Puerto Rico?  ¿Y cómo lograste el permiso de utilizar a los otros superhéroes?

Inmediatamente después del huracán se realizó en Nueva York el Comic Con y yo estaba entre los invitados. No tenía muchas ganas de participar porque me sentía muy deprimido por todas las informaciones que recibía de la isla. Había miles de personas incomunicadas, muertos, heridos, destrucción. Tenía un dolor muy grande dentro de mi pero decidí ir y cuando me iba acercando a mi mesa vi que había una cola larguísima. Cuando descubrí que todas esas personas, más de trecientos, estaban esperándome, la sorpresa y la emoción fueron enormes. Se acercaban y me hablaban de su preocupación por los familiares con los cuales no lograban comunicarse, me expresaban su dolor y me agradecían haber creado La Borinqueña, un personaje que les devolvía valor, fuerza, que los enorgullecía. Fue muy emotivo para mi. En esa misma fila estaba Dan DiDio, co-editor de DC Comics quien había llegado junto con Leilani Ramos Lugo. Ellos esperaron su turno para acercarse. Finalmente llegaron, Dan me felicitó y posiblemente pensó que yo iba a aprovechar esa oportunidad para pedir algo para mi. En cambio yo le dije “¿Qué podemos hacer para Puerto Rico?” Sorprendido me contestó: “Hazme una propuesta”. Así fue como nació mi antología Ricanstruction: Reminiscing & Rebuilding Puerto Rico en la cual la Borinqueña cuenta con la ayuda de todos los otros superhéroes.

 

Muchos artistas, cantantes y actores reconocidos aportaron su colaboración a ese libro.

Sí, ha sido un trabajo hermoso para el cual conté con la colaboración de muchos grandes como Rosario Dawson, Rubén Blades, Sonia Manzano, Esmeralda Santiago y otros.

 

la borinquena

 

Un gran orgullo para los puertorriqueños quienes aprecian enormemente tu trabajo.

Ellos me dan la fuerza y el estímulo para continuar. Una vez participé en un Desfile de Puerto Rico con una “Borinqueña real”. Yo mismo mandé a elaborar el traje que refleja los colores de la bandera de Puerto Rico y fue muy emocionante ver la expresión de los niños cuando pudieron acercarse a la Borinqueña. Acostumbrados como estaban a ver a los superhéroes como personajes alejados de su realidad, no podían contener la emoción de tener a la Borinqueña allí, poder tocarla, hablarle. Fue una experiencia increíble para ellos y también para mi. Aún ahora lo recuerdo y me emociono.

 

Todos los recaudos de esta antología están destinados a la reconstrucción de Puerto Rico. ¿Cómo los distribuyen?

Tanto yo como mi esposa y otras personas involucradas en este proyecto decidimos apoyar a varias organizaciones que están llevando adelante programas sociales en Puerto Rico. Hacemos unas convocatorias y vamos repartiendo los ingresos de las ventas de mi novela gráfica y también de algunas donaciones, entre estas organizaciones pequeñas. Por ejemplo recientemente ayudamos a un grupo de mujeres quienes crearon MAM (Mujeres ayudando madres). Tras las dificultades que comporta la carencia de médicos e infraestructuras, ellas se han organizado para garantizar a las mujeres un seguimiento durante las delicadas etapas de la gestación, parto, posparto, amamantamiento y crianza.

 

Tras nuestra conversación, el semblante de Edgardo se ha suavizado, la sonrisa se dibuja en su rostro cuando habla de los hijos, de sus comics, de sus ideales. Descubrimos en él al niño que se escondía entre las historietas de sus héroes para imaginar un mundo mejor, un niño a quien la adultez no ha quitado ni los sueños ni la determinación para alcanzarlos. Lo hace de la mano de la Borinqueña, es decir de todas esas mujeres quienes le enseñaron a soñar y a luchar.

Edgardo Miranda-Rodríguez es uno de los caricaturistas y autores de novelas gráficas invitados al evento Bitter Laughter que ViceVersa Magazine realizará, en colaboración con The Cooper Union, el próximo 9 de noviembre a las 6:30pm.

 

bitter laughter 2018

 

“ViceVersa Magazine es el país, continente de ideas, impresiones, poemas, imágenes, rabias o amores, comprensiones o preguntas, acertijos y propuestas, opiniones que transitan de adentro hacia fuera y viceversa.” - Lupe Gehrenbeck

Afíliate a ViceVersa Magazine y asegura su futuro   Afíliate

Puede que también te interese

avatar
más reciente pasados más votado
Carlota
Autor invitado
Carlota

Gracias por enviarme esta entrevista. Aplaudo la decisión acertada de Edgardo Miranda al crear una superheroína. Esto reivindica y empodera a la mujer. Siempre los hombres son superheroes, y las mujeres somos relegadas a la pasividad. A ser las princesas que viven en castillos y torres esperando al príncipe azul. El mundo ha cambiado. Felicitaciones, Edgardo.