Somos una revista independiente que sobrevive gracias a tu apoyo. ¿Quieres ser parte de este proyecto? ¡Bríndanos un café al mes!
Ben Ami Fihman
Photo Credits: Andreina Mujica

Ben Ami Fihman presenta: La grande belleza caraqueña

Segunda mano es una novela que viene de una pluma dotada de memoria infinita, la de Ben Ami Fihman quien se nutre de los detalles de una “Caracas portátil” como dice su autor y logra recrear el ambiente de otra época. Atrás quedaron «Exceso» la revista que marcó la década de los ’90, los «Cuadernos de la Gula», las fiestas de la Guacharaca. La nostalgia por aquellos tiempos es la de los personajes de sus libros tanto de éste como de su primera novela (El Espejo Siamés, 2017)

Con la presencia de la historiadora y antropóloga Elizabeth Burgos, el periodista del diario L’Express, Axel Gylden, y el escritor Georges-Olivier Chateaureynaud (Premio Renaudot en 1982 Goncourt de la Nouvelle en 2005) se presentó en Paris la segunda novela del escritor, editor y gourmandise, sibarita por trayectoria, Ben Ami Fihman, uno de esos caraqueños quienes llevan Caracas hasta en la suela de los zapatos.

 

Ben Ami Fihman
Ben Ami Fihman, by Andreina Mujica

 

Chocron, Cabrujas y Fihman según Saderman.

Alejandro Saderman, cineasta argentino, en una ocasión comentó a Ben que quería filmar una película con tres guiones que se ligaran a través de la vida caraqueña de los años ‘80. Uno hablaría de José Ignacio Cabrujas, otro de Isaac Chocron y un tercero del mismo Ben Ami Fihman. Juntos construirían un sketch de Caracas. Nunca se llegó a hacer, ni siquiera el guión. Pero para él, “Segunda Mano” es el equivalente de esa idea.

 

Cuéntanos ¿como seria la película?

Hank tendría que ser un actor parecido a Peters Sellers, mientras que Prodigios tendría que ser interpretada por varias actrices, dado que la novela atraviesa distintas etapas de su vida, como “María Félix”. Uno de los personajes la recuerda ya vieja,  en una fiesta en la casa de Hank González quien fuera gobernador de la ciudad de México DF (1976), también creo que podría ser interpretada por Salma Hayek y Laureen Bacall.

“Segunda Mano” tiene una dedicatoria especial a Saderman. En efectos esta novela parece una película. Cuando nos adentramos en la Caracas de inicios del 2000, los personajes que la habitan, que van y vienen son unos privilegiados. Esa ciudad ya desapareció. Gracias a la novela viajamos en el tiempo, entramos en un ambiente en el cual Caracas se convierte en una suerte de fiesta a lo Fellini que viaja con los exiliados de la Venezuela de los ’90 y que termina por extinguirse en los siguientes 20 años.

 

Axel Gylden, by Andreina Mujica

 

La novela venezolana guarda distancia hacia la burguesía.

Es algo que siempre me llamó la atención. No había una novela de la burguesía moderna. Grandes escritores como Uslar Pietri y Miguel Otero Silva pertenecían a la burguesía y sin embargo nunca escribieron sobre ella. Prefirieron las novelas rurales, se empeñaron en contar historias de campesinos, de personajes pobres como en el caso de «La Muerte de Honorio». No usaron la literatura para describir su propia realidad. En lo que a mí se refiere, no lo hago adrede, cuento cosas que me son familiares o que son novelables. No lo considero una misión, en lo absoluto. En este libro muy pronto me di cuenta que, después de un misterioso primer capítulo, la novela entraría en la farsa, la ficción. Es una comedia costumbrista, yo quisiera que la gente pudiera esbozar una sonrisa o hasta reírse.

Tanto «El espejo siamés» como «Segunda Mano» narran historias que oscilan entre verdad y ficción. Uno puede creer o no creer en lo que está leyendo, incluso jugar con los personajes. El hilo conductor son las dos ciudades: Caracas y Paris que han nutrido el imaginario del escritor.

 

Un fantasma en Paris regresa con una comedia literaria

Ben confiesa que la novela en un momento dado se le escapa de las manos y se convierte en comedia. Es cuando el protagonista Hank, recuerda al de la película de Sorrentino “La grande bellezza”. Él también es un periodista que refleja la decadencia de las fiestas en Roma. Hank lo vive en Caracas, en el baile de los 70 años de “Prodigios” que se celebra en un castillo renacentista, y termina con la proyección de una película que es un homenaje a todos los momentos de gloria de la protagonista en los años de la riqueza petrolera. Años en los cuales ella jugó un papel importante hasta en la política.

Axel Gylden , periodista y corresponsal del diario “Liberation” en Colombia y Venezuela y la historiadora Elizabeth Burgos también estuvieron acompañando a Ben en la presentación. El escritor francés Georges-Olivier Chateaureynaud (Premio Renaudot en 1982 Goncourt de la Nouvelle en 2005) fungió de presentador. Lo invitó Ben tras leer una publicación reciente en la cual evocaba el barrio literario latino de los años 60-70 en Paris, que lo conmovió.

 

Ben Ami Fihman
Elizabeth Burgos, by Andreina Mujica

 

Sobre la nueva Francia para el viejo Ben.

Ellos no tenían idea de lo que yo había estado haciendo en Venezuela. Llegué en el 2007 y no existía, era un fantasma. Gracias a la Librería 100 Fuegos  en Paris, que decidió traer mi novela, pude reencontrarme con mis amigos franceses en el ambiente literario. Ya no soy el fantasma, ahora me he convertido en el aparecido.

 

¿En qué estás trabajando?

En un libro sobre Borges, Cioran y Bashevis Singer, un libro unitario donde uso materiales de entrevistas que hice a los tres en momentos distintos.  Espero tenerlo listo para octubre… para decirlo en los tiempos europeos, para el otoño.

 

Ben Ami Fihman
George Olivier Châteaureynaud, by Andreina Mujica

 

¿Se podrá comprar tu libro en Venezuela?

Yo lamento profundamente que no pueda circular en Venezuela. Es una novela fácil, lo cual es subrayable. Podría tener lectores, pero hasta la librería Kalatos está por cerrar.

 

Un extracto de la novela:

La gran fiesta de Viterbo, los 70 años de Prodigios, protagonista de la novela.

«¿Participarán en el convite? Se burló de la pareja porque en Los Chorros y La Lagunita, y hoy en el exilio, se referían a ellos como Bonnie and Clyde en lo que daban la espalda. Desde que se enamoraron en Le Club, conciliábulo de nuevos y viejos ricos, y se casaron a finales del primer gobierno de Carlos Andrés Pérez, zanqueaban quinquenio a quinquenio entre la opulencia y la bancarrota. Ella, la niña traviesa y poco agraciada del San José de Tarbes, estilizada por la ambición, la astrología y la medicina; él, hijo de diplomático, tirando a moro, catapultado por montajes volátiles en las finanzas y el urbanismo de interés social. Se montaron en el carro de Miquilena y alquilaron seiscientos metros en la avenue Victor Hugo, porque a Mirta le dio por escribir (una audiencia sáfica aplaudía cada poema de verso libre publicado por la prensa caraqueña) y no aguantaba Nueva York desde el desaire de Woody Allen cuando se postuló para un casting en “la mano del Príncipe Negro”»

Donde comprar Segunda Mano:

Librería 100 Fuegos en Paris, (la última librería latinoamericana, abierta de martes a sábado de 14:00 a 19:00).

Village Suisse (cour anglaise) – Paris XV

info@cienfuegos.in – 06 51 74 97 81

La Casa del Libro (Madrid) si la piden llega en dos días;

El Corte Inglés también la tiene catalogada.

Amazon España (amazon.es), la pueden solicitar y llega en dos semanas.

 


Photo Credits: Andreina Mujica

guest
1 Comment
pasados
más reciente más votado
Inline Feedbacks
View all comments
Rolando Peña
Rolando Peña
2 years ago

Sin dudas Ben Ami Fihman, es un documentalista de su época, como lo fue J.L.Godard, Woody Allen, Andy Warhol. El no los filma los narra, con una prosa excelente, aguda, brillante, refinada, acompañada de un humor cetrino. Conocí a Ben, de vista de muy vieja data, años 60, en Caracas, jamas hablamos, no nos justábamos y lo sabíamos, teníamos muchos amigos en común, pero a pesar de eso jamás hablamos…Sabía de sus publicaciones, Exceso, los Cuadernos de la gula, y demás. Siempre cuando me preguntaban sobre el. decía es un excelente escritor, editor, gourmet, etc, pero jamás hemos cruzado palabras…Pasaron… Seguir leyendo »

Hey you,
¿nos brindas un café?