AFIÍLIATE
andreina mujica
Coronavirus, Coronavirus 2

Historias de una pandemia. Montreuil (París) desde la ventana

Reflexiones, vivencias, aprendizajes, temores. Así vivimos el coronavirus en ViceVersa Magazine.

 

Andreína Mujica: artista y chef

Antes que un virus desconocido cambiara nuestro mundo y nuestra cotidianidad, Andreina Mujica, en París, se estaba preparando para alcanzar un sueño: unir la pasión por el arte con otra más reciente, la culinaria, y crear un proyecto que ayudara también a otros.

“Francia ofrece muchas oportunidades para que las personas puedan desarrollarse personal y profesionalmente. Gané una beca para cursar un Taller de Fotografía de Autor en la Escuela de Arles, una de las más reconocidas de Europa. Allí empezó a surgir la idea de crear un proyecto que me permitiera vivir, viajar y seguir trabajando en el mundo del arte. Deseaba algo que pudiera ayudar también a otros porque yo misma sé cuán difícil puede resultar salir adelante si eres artista y sobre todo si eres inmigrante”.

Cuando la aceptó también la escuela de cocina de Thierry Marx -chef de dos estrellas- en Clichy, el proyecto fue tomando forma.

“En Venezuela los carritos de perros calientes son toda una institución así que pensé usar un carrito para hacer unos perros calientes “con todo” como los nuestros y ofrecer la posibilidad, a varios artistas de turnarse para “vestir” el carrito con su creatividad”.

 

andreina mujica

 

Andreina trabajó durante casi dos años en el proyecto contando con el apoyo de Positive Planet -una incubadora de empleos- y con la colaboración de diseñadores gráficos y publicistas. La municipalidad de París le cedió un kiosco de comida ética que puede utilizar los fines de semana durante los meses de verano y finalmente llegó el día de la inauguración de Art Hot Dog.

“Era el sábado 14 de marzo. Había sol y estrené con la arquitecta Hillys Penso. La chef Isabella Losada preparó unas galletas de buena suerte maravillosas. Fue todo un éxito. Sin embargo, ya la pandemia del Covid-19 se estaba expandiendo, había muchos muertos y contagiados, así que el día después del estreno el gobierno decretó el confinamiento”.

Andreina Mujica vive en un pequeño apartamento en Montreuil. Tiene un jardín en el cual cultiva un huerto personal y está rodeada de verde. Una situación ideal para sobrevivir al confinamiento si no hubiera tenido que pagar las cuentas. Sin asustarse mucho, con creatividad y optimismo, decidió dedicarse a preparar comida para llevar. ¡Y nació Panda!

“Panda es casi una hija de Art Hot Dog. Y nació bendecida. Recibí mucha solidaridad. Unos amigos me prestaron el apartamento en París para tener un lugar desde el cual llevar la comida a domicilio en la ciudad, otros me ayudaron a comprar una bicicleta con la cual hacer los delivery. No he parado desde que comencé.

Andreina Mujica está convencida que esta pandemia nos obligará a cambios importantes.

 

andreina mujica

 

“En Francia todo el mundo siguió las recomendaciones del gobierno con disciplina y seriedad. Con la emergencia se activaron muchas iniciativas de personas y grupos que han dado muestra de gran sensibilidad y empatía. París durante las semanas de confinamiento estaba vacía, aunque los servicios esenciales funcionaban perfectamente. Seguía siendo infinitamente hermosa. No hay pandemia que opaque su belleza y uno sentía crecerle dentro el cariño hacia esta ciudad que nos adoptó. La veía, la fotografiaba y pensaba que, a pesar de todo, el ser humano iba a tener una segunda oportunidad y que me sentía feliz de poder ser testigo de un cambio histórico. Esta pandemia nos ha obligado a entender la importancia del otro. Se está hablando mucho de la necesidad de aumentar la inversión en bienestar social como fuente de riqueza. Está claro que no podemos seguir con tanta injusticia social y que todos tenemos que trabajar para crear un mundo diferente. No hay una normalidad a la cual regresar. Esa normalidad se perdió, pero tenemos la oportunidad de construir una nueva forma de vivir. Yo me siento optimista, creo que, a pesar de todo, hace tiempo no veíamos tanta empatía como en estos momentos”.

En cuanto a su proceso personal Andreina confiesa:

“Valoro muchísimo la amistad, mis amigos son mi familia y están en todo el mundo. Es una de las razones por las cuales amo tanto viajar. En estos momentos esos afectos se han vuelto todavía más importantes. Desde que el confinamiento es menos estricto he podido volver a abrir mi kiosco de Art Hot Dog durante dos sábados seguidos y pronto podré hacerlo también los domingos. Como era previsible llegaron menos personas, pero se acercaron muchos amigos y eso me subió el ánimo.

En estos días sentí la importancia del momento presente, de cuán fundamental es el hoy. Y si el mundo en lugar de mejorar se transformara en algo horroroso, quiero que me agarre creando. Pienso que hace tiempo teníamos un bonus inmerecido como humanidad y ha llegado el momento de reflexionar, valorar lo que tenemos, luchar para realizar los sueños, cultivar las relaciones humanas y respetar la naturaleza. ¡Ojalá pudiéramos hacer una pausa de un día cada semana para disminuir la contaminación y tener más tiempo para estar con la familia y los amigos!”

El panorama que Andreína percibe desde su ventana no ha cambiado mucho en cuanto a presencia humana o ruidos causados por el paso de automóviles. Los cambios fueron de otra naturaleza.

“Desde mi ventana veo mi pequeño jardín. Todo es siempre muy tranquilo y silencioso. Hace tiempo preparé con unas maderas un espacio para que los pájaros puedan comer las semillas que les compro, tomar agua y bañarse. Digo que es mi spa para pájaros. Antes de la pandemia llegaban uno a uno, miraban asustados y al primer movimiento se alejaban. Yo suelo trabajar delante de esa ventana y ellos esperaban a que me fuera antes de acercarse a comer. Ahora todo ha cambiado. Llegan pájaros diferentes en grupos y se quedan tranquilamente. Me miran y ya no se asustan. En estos días también cruzaron unos zorrillos. Es algo que me da mucha alegría”.

“Creer en el hombre significa creer en su libertad. Libertad de pensamiento, de palabra, de crítica, de oposición.” - Oriana Fallaci

Afíliate a ViceVersa Magazine y asegura su futuro   Afíliate

Puede que también te interese

avatar
más reciente pasados más votado
Octavio Trepus
Autor invitado
Octavio Trepus

El arte es en mi opinión es toda expresión de uno en este planeta que pueda inspirar o mover a otro en alguna dirección. En estos tiempos de distanciamiento social no hay nada como un buen testimonio que te acerque y te lleve ha saborear en este caso, una forma de vivir y una comida creativa hecha con cariño.

Cristóbal Mendoza
Autor invitado
Cristóbal Mendoza

Este artículo describe a esa gran persona que es Andreina Mujica. Siempre la acompañamos desde Caracas. Reímos, lloramos, bebemos, disfrutamos la vida, a la distancia pero siempre soñando en encontrarnos todos nuestros amigos del Colegio Santiago de León de Caracas y darnos ese abrazo que las circunstancias hicieron que hoy nos demos a través de una pantalla.