Somos una revista independiente que sobrevive gracias a tu apoyo. ¿Quieres ser parte de este proyecto? ¡Bríndanos un café al mes!

#2 Proyecto Postales: Verde y Rojo juegan en Shwesandaw

Llego al templo de Shwesandaw y me saco los zapatos en la entrada. Ayer llovió y el piso es de un barro movedizo que se escurre entre los dedos. El camino de tierra parece un pantano y termina en un edificio antiquísimo con forma de cucurucho. Es casi mediodía y la niebla sigue en el aire.

A lo lejos veo dos nenes haciendo piruetas. Son Verde y Rojo que tiran patadas voladoras, rodillazos y codazos al aire contra un enemigo invisible. Hacen movimientos de Lethwei al ritmo de una percusión que sale de abajo de mis pies. Miro y busco y unos metros más allá veo a un hombre sentado sobre unos escombros, está tocando el Hang. Tiene tantas arrugas que ni se le ven los ojos, diría que es viejísimo de no ser por esa sonrisa de bebé, espontánea y sin dientes.

Verde y Rojo practican serios, comprometidos, como si su vida dependiera de esa lucha ficticia: están jugando. Hacen unos movimientos primitivos, de arte marcial antiguo, que se mezclan con el presente y la frescura del juego birmano. Para Verde y Rojo todavía no existen los videojuegos y las luchas son físicas y contra villanos imaginarios. Me ven quieta mirándolos y corren desaforados hacia mí. Frenan unos metros adelante mío, se deslizan agachando las rodillas, como haciendo surf pero en el barro, y me rodean.

Verde tiene una remera verde y un morral rojo, Rojo tiene una remera roja y un morral verde: cuando la vestimenta va a dúo, hay equipo y cuando hay equipo, se hace historia. Andan en patas sobre estas tierras milenarias, sus pies están tan curtidos que tienen suela. La misión: vender la mayor cantidad de estampitas a turistas en un día. El arma: las caras de pícaros. Verde y Rojo se parecen bastante, podrían ser hermanos, primos o amigos, pero qué importa eso cuando hay amor.

Verde le hace una señal a Rojo y Rojo me mira con cara derrite-corazones. Rojo le hace una señal a Verde y Verde despliega un montón de estampitas enganchadas. Hello, bonjour, beautiful lady, me dicen. Les digo que soy argentina, que hablo español. Hola, hola bella, me dicen atolondrados. Hola, les contesto. ¿Messi? Sí, Messi es argentino y es re capo pero no lo conozco. ¿Comprar? Me dice Rojo y Verde me pone las estampitas en la cara. Juegan a los vendedores ambulantes y de vez en cuando también pegan alguna piña al vacío o miran sospechosos a algunos turistas.

Quiero hacerles un regalo, les digo y les doy postales de distintos modelos para que elijan la que más les gusta. Se hablan entre ellos, debaten. No entiendo nada pero me encanta verlos discutir con tanta seriedad. Cada uno agarra una postal y les pido una foto. Ponen caras, Verde mira de reojo a Rojo y Rojo a Verde, la pandilla posa a la par y entonces disparo la cámara tres veces. Antes de la última foto salen corriendo y tirando patadas al aire.

Chau Verde, Chau Rojo.
Chau Messi, me gritan.
Y siguen jugando.

guest
6 Comments
pasados
más reciente más votado
Inline Feedbacks
View all comments
soraya alvarez lopez
soraya alvarez lopez
6 years ago

Leyendo tu nueva postal he viajado contigo, muchas gracias. Con ganas de la próxima

Sergio Mucharem
Sergio Mucharem
6 years ago

Me gustan mucho estas historias mínimas, ideales para leer en un desayuno. Me transporta al lugar, siento el fresco de la tierra húmeda debajo de los pies, veo al viejisimo sonreír sin dientes, y escucho chapotear en el barro y discutir en su idioma a verde y rojo…. Felicitaciones a la autora por la frescura de su fotohistoria.

Begoña
Begoña
6 years ago

Nos llevas contigo a lugares increíbles , tenemos a tus personajes con nosotros por un momento y compartimos tus experiencias como nuestras…. Eso no tiene precio.
Muchas gracias por ello y queremos más !!!!

Alejandra Paredes
6 years ago

momentazo

Lucas
Lucas
6 years ago

Anabella sigo viajando con tus relatos!!

sandra mucharem
sandra mucharem
6 years ago

Ani estos relatos son un encanto. Un momento, un lugar, una foto y una historia cotidiana y sencilla. Paisajes diferentes, idiomas extraños y personas físicamente distintas, pero una situación que se repite en cualquier lugar del mundo siempre que las una la complicidad y el afecto de la amustad. Me encantó!!!
Espero ansiosa la próxima postal….

Hey you,
¿nos brindas un café?