Somos una revista independiente que sobrevive gracias a tu apoyo. ¿Quieres ser parte de este proyecto? ¡Bríndanos un café al mes!

The Revenant de Alejandro G. Iñárritu

“Detritus fangosos” de Hollywood. Scorsese ya dijo que es una obra maestra que le recuerda Soy Cuba de Kalatózov.

Que es un remake de John Huston, distópica (pero positiva), pura manufactura de Hollywood, arribismo del cine mexicano, el hazmerreír de Donald Trump, ¿puro cine comercial inaguantable?; estoy de acuerdo que verla en las salas comerciales, los cinemas Regal por ejemplo, es un horror, porque te meten casi 45 minutos de comerciales con un ruido ensordecedor. Recomendada para ver en salas pequeñitas y con pocos anuncios. Iñárritu, que cada vez se parece más al pintor Velázquez, ha dicho: lamento que en La Antártica haya perdido varios libros de poesía que llevaba conmigo.

Cuando la vi en una de esas salas horribles, la gente se convierte por fin en espectadora, permanece en silencio por dos horas y media. ¿Estaban equivocados de sala?, ése no era el Leonardo DiCaprio que querían ver. Pero aplaudieron el derroche del antihéroe, la luz natural y los fotogramas maravillosos que salían del cinefotógrafo Emanuel Luvezky. Lo del parecido a Soy Cuba, no veo por dónde, tal vez en los planos secuencia que hace Luvezky, pero este experimento del ruso Kalatózov de los sesenta es un malogrado filme lleno de errores, del puro desconocimiento de la música cubana de los cabaret habaneros en los cincuenta.

Truculencia no existe en el cine, son los deseos de crear una atmósfera imposible para un reto indescriptible, eso es The Revenant. La Alexa 65 ha hecho el milagro, Vilmus Zsigmont, el gran camarógrafo húngaro puede morir en paz.

Hay skippingly en la imagen del renacido, poco diálogo que valga la pena en la materia, y una tierra que alguna vez fue de aborígenes, 1823, los sioux entre otros, que con valentía e inercia hicieron retroceder a los cazadores de pieles, por cáusticos asesinos, venidos de la Europa mal oliente.

“I feel his pain not, I feel Alejandro G. Iñárritu pain. The pain of pushing yourself physically and creativity into and through an unforgiving wilderness a literal wilderness and figurative one. Movie-masochist in me”, escribió el crítico Neil Marschall.

La escena de bear-rape, con toda la exageración del mundo, y que duró tanto, hasta con la caída a gran altura de la osa medio muerta sobre el cuerpo de Cristal (L. DiCaprio), provocará siempre más rechazo que admiración, a pesar de que este feroz encuentro le haya producido casi la pérdida de la voz, y como Marlon Brando sea reconocido por fin con el Óscar de la Academia.

Todos ahora, sobre todo los actores que no han podido ganar el Óscar, quieren trabajar con Alejandro, claro, si Leonardo lo consigue, ya que ganó el Globo de Oro con un tremendo discurso, el mejor que yo haya escuchado en estos premios, y Alejandro G. Iñárritu va para ganador por segundo año consecutivo, después de la fracasada pero técnicamente insuperable de Birdman. Leer poesía siempre tiene sus ventajitas, no te creas lo contrario, negociante internacional.

Me acuerdo cuando entrevisté al negro de Alejandro, después del estreno de Amores perros, y me dijo mira colega (sic), esto apenas comienza, caminando de aquí para allá en el hotel Regis de Manhattan, explicándome el guión del filme, y felicitándome por ser poeta, algo que él respeta tanto que en un futuro dijo sus películas serían pura poesía en ese final cut, y cómprate una cámara digital, para que hagas tu cine.

II

A propósito de la noche de los Globos, el gigante y casi monstrete Frankenstein de Tarantino acusa a Iñárritu, ganador de dos Globos, de Ladrón de Bagdad en el lobby, y, con varias copas de Don Perignon, grita en el escenario que Ennio Morricone es el más grande en la música del cine y sus ocho odiados vaqueros podrían no pasar a la posteridad.

Trump dirá pero por qué Demian Bichir ha seducido a Tarantino, si lo que hay que hacer es cortarla con los mejicanos, y Gael García Bernal sale a recibir su Globo por Mozart en la jungla, tan emocionado como un matrimonio gay, se olvidó de que era mejicano, dejando a sus contendores con la boca abierta, incluyendo a los transgeneristas.

III

Verbena de la paloma

Estaba pensando que eres más cruel que Trujillo, o es que yo
Siempre la cago.
Siempre la cagas.

Perfecto, estás perfecto, válgame Dios, ¿qué es esa otra imperfección?
Los nominados son: Fassbender, DiCaprio, Hanks, Ruffalo, Noel Jardines. No cabe duda qué Ruffalo no tiene que ver con nada de esto.
And the winner is, Noel Jardines.

A Loli, Comas y Noel.

guest
4 Comments
pasados
más reciente más votado
Inline Feedbacks
View all comments
Carlos Elías Arrieta
Carlos Elías Arrieta
5 years ago

No la he visto, Ojala llegue pronto a Colombia. Si, Villaurrutia, Carlos Pellicer, Lizalde y Eugenio Montejo para los buenos ojos de Alejandro.

Ana Luisa Moliere
5 years ago

La secuencia de la curación con el chaman, el búfalo y el caballo apache catapultan el filme, porque ya hay un saltoy la naturaleza a premiado al cazador furtivo.

Dianus Atraides
Dianus Atraides
5 years ago

Me inspiré en Andrei Rublev de Tarkovsky, una de mis películas favoritas de todos los tiempos, y Dersu Uzala de Kurosawa. Además, las películas de Herzog – Fitzcarraldo y Aguirre – y Apocalypse Now, o la literatura como Jack London o [José] Conrad o [William] Faulkner. Mi toma en esta película no estaba en el género porque yo no creo que mi película juega en el género del western. Como usted dice, estos hechos tuvieron lugar antes de que los occidentales – (exploradores occidentales en 1803) de Lewis y Clark habían cruzado a Occidente, pero no había oro y sin… Seguir leyendo »

Carlos Elías Arrieta
Carlos Elías Arrieta
5 years ago

Gajaka, no ganó cómo la mejor peli porqué no tenía un guión tan contundente como Spotlight, pero Alejandro es inmortal. Cate Blanchett única, perdió su tercer Óscar porque a Hollywood le gusta el morbo pero de los sicópatas.

Hey you,
¿nos brindas un café?