AFIÍLIATE
Francisco Vera
Entrevistas 1

Si los adultos no lo hacen…

Francisco Javier Vera Manzanares, niño ambientalista de 11 años, inaugura una serie de entrevistas que desarrollaremos a lo largo de los próximos meses. Nuestros protagonistas serán niños y adolescentes hispanos quienes, en sus países o en Estados Unidos, luchan por un mundo mejor. Elevan sus voces, insignias y banderas para pedir que se respeten el ambiente, los animales, la democracia, la inclusión, la paridad entre los sexos, los derechos de la comunidad LGTBQ+, y el control de las armas. Cada vez más conscientes de las anomalías de nuestras sociedades muchos entendieron que “si los adultos no actúan… tienen que hacerlo ellos”. No solamente por su futuro sino, como nos dice Francisco, también por su presente. 

 

 

FRANCISCO JAVIER VERA MANZANARES:

LA NATURALEZA TE INSPIRA A SER ACTIVISTA

 

 

Ser niño no significa estar ciego, sordo y mudo. Ni, mucho menos, desentenderse de lo que pasa a su alrededor y estar concentrado solamente en los juegos. Si antes los más pequeños se limitaban a escuchar y entender mucho más de lo que los adultos suponían, hoy en día, gracias a una educación más abierta y orientada a estimular criterios propios en los más jóvenes, han empezado a opinar y a participar de manera más activa.

Greta Thunberg, ha sido la primera en romper ciertos estereotipos creados desde la adultez. La adolescente sueca fue la grieta en el dique. Tras ella, más de un millón de niños y adolescentes en más de 100 países del mundo salió a las calles para expresar en voz alta sus preocupaciones. Fridays For Future se ha transformado en una organización internacional de tales dimensiones que ha dejado atónito al mundo político. La pureza, el entusiasmo, la falta de egoísmos de los más jóvenes asustan. Ellos no conocen de hipocresía ni de compromisos.

En América Latina, así como en la comunidad hispana de Estados Unidos, cada día hay más niñas, niños y adolescentes activistas. Y, si para Greta Thunberg y otros jóvenes el rechazo de los adultos se limita a una actitud condescendiente, muchas veces despreciativa, para sus coetáneos en América Latina la realidad puede ser más dura.

Francisco Javier Vera Manzanares vive en Colombia, un país en el cual ser activista requiere de mucho valor. Su entusiasmo y determinación, unidos a una gran capacidad expresiva y un liderazgo innato, le han permitido crear la organización Guardianes por la vida que empezó con unos pocos amigos y hoy cuenta con más de cien niños y adolescentes en Colombia y con sucursales en otros países. Francisco ha sido invitado a hablar en el Congreso y varios medios nacionales e internacionales lo han entrevistado dándole una popularidad que, como ocurre muchas veces, también despertó críticas, frases despreciativas y amenazas. Le han acusado, entre otras cosas, de ser un títere en manos de algún político siguiendo siempre una lógica que nada tiene que ver con el mundo de los niños.

Francisco habla como un adulto no porque sea menos niño que otros, sino porque ha crecido en una familia de personas cultas, comprometidas con las causas ambientales y animalistas, y sobre todo respetuosas de su inteligencia. Lejos de sofocar su curiosidad innata, lo han estimulado regalándole libros y leyéndole ellos mismos cuando era más pequeño.

 

Fracnisco Vera

Photos by: Javier Olarte Triana, Javier Castro

 

Mis padres me leían este libro – nos dice sacando de su biblioteca la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en una edición dedicada a los más pequeños – Cuando empecé a leer por mi cuenta, lo primero que me entusiasmó fueron los dinosaurios. Leí muchos libros que hablaban de sus vidas.

El amor de Francisco por la naturaleza y los animales surgió esencialmente de su entorno. Al describirlo nos dice:

-Me gustaría mostrarte la cantidad de pájaros y de aves que hay en este lugar. Hace poco vi un aguilucho. Hay tucanes, pericos, pájaros de muchos colores. Por la mañana o por la tarde, cuando se están despertando o se preparan para ir a dormir, su canto es espectacular. Hay también gusanos bellísimos y arañas de todo tipo, algunas muy grandes. Luego están las chicharras que hacen sonidos increíbles. Hay varias historias que dicen que las chicharras hacen este sonido antes de morir. Pero no creo que sea cierto. Además de las chicharras están los grillos y muchas hormigas. Hace poco estaba viendo con mis amigos un montón de hormigas en una mata de maracuyá. Son tan grandes que parecen gusanos con espinas y son venenosas. Es impresionante. Pero igual te permiten admirar lo magnífico de la naturaleza y si las matas arruinas el entorno, destruyes el ecosistema. En mi territorio son hermosos también el río, la cordillera, el paisaje. Es un privilegio poder vivir en un entorno así. A veces luchamos para defender suelos o territorios que no hemos pisado nunca. Imagina lo diferente que es cuando los conoces y puedes admirar su belleza, comprender la cultura de sus habitantes y estudiar su historia. Eso te contagia, te enamora, te motiva, te inspira a ser activista, que es lo que hago-.

 

francisco vera

Photos by: Javier Olarte Triana, Javier Castro

 

Es tal la emoción y el entusiasmo con el cual Francisco nos describe su territorio que es como si viéramos el verde de sus árboles, las montañas y pudiéramos escuchar el canto de los pájaros o el de las chicharras.

Nosotros defendemos lo que amamos y amamos lo que conocemos. Vivo aquí desde los dos años. Aquí crecí, aquí desarrollé mis habilidades. Todo lo que hago, todo lo que soy viene de este paisaje y del poder vivir entre tantos animales. En la finca de mi abuelo hay paticos, gallinas, cabritas. Es tan impresionante lo que existe en la naturaleza que a veces no alcanzamos a medirlo.

Francisco descubrió el activismo siendo muy pequeño. Su lucha comenzó con la defensa de los animales.

Mi tía y mi mamá me llevaron a una manifestación animalista de la organización Colombia sin toreo. A los siete años empecé a ser un animalista, pero no tan activo como ahora. Poco a poco me fui interesando en otros temas como el ambiente y la educación pública en mi país. A los nueve años fundé Guardianes por la vida que en un comienzo se llamó Juventud por la vida.   

Viviendo en un entorno tan idílico pareciera difícil entender en toda su magnitud la destrucción que en otras partes del mundo está causando el cambio climático. Sin embargo, entendemos que es justamente por la sensibilidad que despierta el crecer entre una naturaleza tan hermosa, tan especial, que Francisco y sus amigos sienten el deseo, casi la necesidad de movilizarse para defenderla.

Hubo varios momentos inspiradores en mi camino de activista. Momentos en los cuales me puse a analizar y a reflexionar. Por ejemplo, cuando vi en los noticieros los incendios en Amazonas, el derretimiento de los polos, los desastres sobre el mundo animal y todo el ecosistema, que estamos provocando. Al mismo tiempo admiraba cada vez más lo que me rodea, apreciaba su hermosura. Cuando regresaba del colegio, después de almorzar y hacer la tarea salía con la bicicleta o iba al patio a jugar con los animales. 

 

Fracnisco Vera

Photos by: Javier Olarte Triana, Javier Castro

 

Si bien la mayoría de los desastres ambientales ocurren en ciudades y países lejanos, Francisco es conscientes de los daños que el aumento de la temperatura está causando también en Colombia. Y entiende que el mundo, en su totalidad, está en peligro.

El planeta no tiene fronteras y el cambio climático llega a mi país, a mi municipio. En Colombia sufrimos las consecuencias de heladas, incendios. Hay lugares que están deforestando indiscriminadamente. La ganadería extensiva es muy común. En la costa hay ciudades afectadas por la crecida del nivel del mar. Los animales están en peligro. Tenemos un alto nivel de contaminación del agua y del aire.

A pesar de su amplia capacidad de lenguaje y de sus conocimientos, Francisco no ha perdido la alegría e inocencia de la niñez. Su risa es contagiosa cuando nos confiesa su animadversión por las cucarachas y nos cuenta la travesura que hizo cuando, por el deseo de experimentar, puso un huevo de gallina entre los que estaba empollando una pata.

-Antes nacieron 17 paticos y luego, después de unas semanas, el pollito. Él también se creía un pato, pero en el fondo sabía que era diferente. Cuando los otros se metían al agua el pollito se quedaba en la orilla. Eso sí, salía de noche a pasear al igual que su mamá y hermanos.

Imaginamos que no debe ser fácil tener amigos cuando, en lugar de salir a correr y jugar, un niño prefiere leer o prepara estrategias para participar en la lucha contra el calentamiento global. Se lo preguntamos y la expresión sorprendida de Francisco, la alegría de su risa, nos muestran una vez más que los estereotipos de los adultos poco tienen que ver con la realidad de la infancia.

 

francisco vera

Photos by: Javier Olarte Triana, Javier Castro

 

Yo sí juego. Nado, voy en bicicleta, me encantan los videojuegos. Quizás al principio me sentí un poco solo porque no sabía de otros niños que tuvieran mis mismas preocupaciones, pero, cuando entré en el grupo de Colombia sin toreo hice varios amigos. Muchos de ellos como Eduardo Peña, o Juan Alejandro Gaviria Murillo, Daniel Esteban Saldaña y Emilia Andrea Calderón que están hoy conmigo, son animalistas. A Daniel Saldaña le gusta rescatar animales. Por ejemplo, ayudó a llevar un boa constrictor al río sin que quedara aplastado por los carros al cruzar la carretera. Hace poco nos pasó un video de cuando era pequeñito y tenía una tarántula así de grande en un brazo que bajó sin hacerle absolutamente nada. Juntos nos enteramos del testeo animal, del tráfico de fauna silvestre, del maltrato que sufren a veces los animales domésticos y de varias prácticas de tortura. Por ejemplo, cuando los utilizan para las peleas de gallos o de perritos. 

En la biblioteca de Francisco vemos un libro de Stephen Hawking para niños, Cosmos de Carl Sagan y otro sobre la teoría de la relatividad de Einstein. 

Siento una gran pasión por la ciencia y la física. Pasión que comparte la mayoría de mis amigos. Esas son nuestras bases. La ciencia nos explica como las actividades de los seres humanos tienen consecuencias sobre el cambio climático. Nos da datos fundamentales para poder argumentar como activistas y ambientalistas. Ahora también me está gustando mucho la historia, aunque antes no me atraía. 

Greta Thunberg fue quien los impulsó a organizarse y actuar. Ahora Guardianes por la vida es parte de su movimiento Fridays For Future.

Cuando vi a Greta y me enteré de que había muchos otros de mi edad que estaban luchando por el planeta en todo el mundo, pensé que también nosotros debíamos hacer algo. Convoqué a mis amigos y les propuse crear Guardianes por la vida.

Muchos niños se han ido uniendo a ese primer pequeño grupo. Durante la pandemia más todavía. No solamente en Colombia sino también en México, Chile, Argentina, Brasil, Venezuela. 

-¿Significa que niñas y niños están perdiendo la confianza en los adultos y por eso han tomado la decisión de movilizarse?

Los niños y las niñas tenemos derecho a expresarnos libremente y a utilizar nuestra voz para defender nuestras ideas. Lo dice la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Hay quien considera que nosotros somos el futuro, pero no, nosotros somos también el presente. De pronto no tendremos la posibilidad de generar los cambios que pueden hacer los gobernantes, legisladores, políticos, pero juntos, uniendo millones y millones de voces, podemos ofrecer ideas que faciliten esas transformaciones.

 

Francisco Vera

Photos by: Javier Olarte Triana, Javier Castro

 

Las críticas hacia Francisco Javier han sido muy duras. Han tratado de denigrarlo, ofenderlo, asustarlo. Sin embargo, cuanto más le atacan, cuanto más horribles son las cosas que le escriben, tanto más nos sentimos comprometidos con estos niños, niñas y adolescentes quienes están luchando también por nuestro presente. Ellos nos devuelven la esperanza al mostrarnos los aspectos mejores del ser humano.

-¿Cómo reaccionas frente a las críticas? ¿En alguna ocasión te ha tocado pelear con otros niños que no comparten tus ideas y tus luchas?  

Nunca he tenido una confrontación con otro niño. Hay algunos que no comparten mis ideas, pero, hay que respetar las diferencias. Las críticas me llegan sobre todo de los adultos. Si son constructivas las acepto, pero muchas veces son ofensivas. Son insultos y no los leo, los ignoro.

-Es una actitud muy racional. Pero, imagino que muchas veces debes sentir rabia, frustración. En esos casos qué haces, ¿lloras, hablas con alguien? 

¿Llorar por temas ambientales? No. Uno llora cuando se siente mal por algo personal. Para mí el tema ambiental es muy importante pero no hasta el punto de llorar. Cuando estoy bravo, bravo hablo con mi mamá. También con mi papá, pero generalmente me desahogo con mi mamá. Por ejemplo, he llegado a tener tres cuentas en Instagram. La primera tenía 8mil seguidores y, por confiado, di las claves a un amigo que me las robó. La segunda tenía 15mil seguidores y me la hackearon y la tercera, la que estoy utilizando actualmente, quedó bloqueada por un tiempo, con el pretexto de que soy menor de edad. La legislación colombiana dice que un niño puede tener una cuenta en redes sociales bajo la supervisión de los padres. Es lo que hacen siempre los míos. Eso me dio mucha rabia porque nadie ha bloqueado las muchas cuentas falsas que nacieron con mi nombre y tampoco las de otros niños. Por suerte ahora ya ese problema está solucionado.

Al hablar sobre su futuro y lo que le gustaría estudiar nos percatamos una vez más de su enorme curiosidad y ansia de saber. 

Quisiera estudiar astrofísica. Me gusta el tema de la astronomía, estudiar las galaxias, los agujeros negros, los agujeros de gusanos, conocidos como puentes de Einstein-Rosen. Hay cosas impresionantes en el Universo. También quisiera cursar una, no, mejor dos maestrías en sociología, historia o economía. Por otra parte, quisiera ser político para seguir defendiendo el tema ambiental.

-Pensando en el futuro ¿hay algo que te da miedo?

Lo piensa por un momento y luego contesta.

-Ver como de pronto en la historia de la humanidad se nos olvidan muchas cosas. Me asusta la idea de perder un día el arraigo con mi territorio.

Mientras hablamos con Francisco escuchamos voces que llegan del resto de la casa. Hoy están festejando el cumpleaños de la abuela. Entre los invitados están tres de los amigos más cercanos de Francisco. Son Juan Alejandro Gaviria Murillo, Daniel Esteban Saldaña y Emilia Andrea Calderón. Comparten el amor por la naturaleza y los animales. Y también por los juegos y la vida al aire libre. Hoy, en sus planes, está el de ir a nadar y en bicicleta. 

“Pensar es como vivir dos veces.” - Cicerón

Afíliate a ViceVersa Magazine y asegura su futuro   Afíliate

Puede que también te interese

guest
1 Comment
pasados
más reciente más votado
Inline Feedbacks
View all comments
Carlota Yauri
Carlota Yauri
9 days ago

Me ha encantado leer este artículo y conocer a Francisco Javier cuya inteligencia, entusiasmo y amor y respeto por la vida y la naturaleza lo hacen un ser único al que desde ya comienzo a admirar.