AFI√ćLIATE
Entrevistas, Nuevos talentos 1

Raquel Abend van Dalen: vivir para escribir

NUEVA YORK: A pesar de su carácter tímido e introvertido, Raquel Abend van Dalen, transmite calidez y entusiasmo cuando habla de lo que más ama: los libros, el arte y la cultura.

Nacida en Venezuela lleva la emigraci√≥n en la sangre por la historia de una familia que se ha desplazado de Polonia en busca de paz y una mejor vida. Y con ese legado en su DNA y la innata curiosidad de todo escritor, se ha mudado a Nueva York¬† para cursar la Maestr√≠a en escritura creativa en espa√Īol de NYU. Es autora de los libros:¬†Sobre las f√°bricas¬†(Nueva York, Sudaquia Editores);¬†Andor¬†(Caracas, Bid&Co. Editor) y¬†Lengua Mundana¬†(Bogot√°, Com√ļn Presencia Editores).

Hace pocas semanas en la Galería Henrique Farías de Nueva York su papá Harry Abend ha inaugurado una exposición de esculturas y ella ha presentado un libro que ha escrito inspirándose en el trabajo del padre.

–¬†¬†¬†¬†¬†¬† ¬ŅEn qu√© momento pensaste hacer un libro a partir de las obras de tu padre? ¬ŅY por qu√©?

–¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†Mi padre y su obra han sido un tema recurrente en mi escritura. Se me hace inevitable sentir inter√©s por la figura del padre como creador. No s√≥lo como hija sino tambi√©n como creyente cat√≥lica. La escultura, en el caso de mi pap√°, como labor rigurosa de creaci√≥n y forma de supervivencia. En la medida en que produce obras, se mantiene con vida. Es algo que he visto desde mi nacimiento y no deja de impresionarme. Por eso me pareci√≥ inevitable que llegara el momento en que yo tambi√©n creara algo, en mi caso con el lenguaje, que estuviera en di√°logo con su obra. Esta vez no convers√°bamos nosotros, sino mis poemas con sus esculturas.

Se vive en deuda con el padre y perseguir esa deuda, tratar de pagarla a través de la escritura, me da paz -.

–¬†¬†¬†¬†¬†¬† ¬ŅCu√°n dif√≠cil puede ser para una hija develar las profundidades de un padre o una madre vislumbr√°ndolas a trav√©s de sus obras art√≠sticas?

–¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†En mi caso me parece bastante sano el develar las profundidades de alguien a trav√©s de su obra, especialmente desde mi lugar como hija. Pues se trata de dos intimidades e identidades ya trabajadas y convertidas en algo m√°s, en materia, forma, abstracci√≥n. Es decir, no hay persona que no sea absolutamente compleja, entonces me alegra que me haya tocado crecer en dos casas cuya forma de entender el mundo y de entendernos a nosotros mismos sea a trav√©s del arte -.

–¬†¬†¬†¬†¬†¬† ¬ŅHasta qu√© punto sientes que te han influenciado tus padres en lo que han sido tus decisiones de vida?

–¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†Me parece que todav√≠a no puedo¬†saber hasta qu√© punto, pues siento que a√ļn tienen gran influencia. No porque se lo propongan, ni mucho menos, sino porque son parte de mi estructura como persona y escritora. Sus casas nunca fueron casas familiares, fueron talleres familiares. Y ahora mi casa tambi√©n es un taller. Tanto mi pareja como yo nos dedicamos a la labor de la escritura disciplinadamente y no sabemos vivir de otra forma. Ni creo que podr√≠amos. Por otro lado, uno crece con una sensibilidad y un inter√©s por ciertas cosas que actualmente siguen siendo marginales. Entonces me mantengo en una l√≠nea de decisiones que forman un estilo de vida muy particular. Normal para m√≠, pero no dentro de los c√°nones sociales comunes.

Raquel va a dictar dos cursos para la¬†Universidad Desconocida. El primero est√° dirigido a los¬†m√°s peque√Īos. Convencida que los ni√Īos tienen un gran potencial creativo, la finalidad de Raquel es la de ayudarlos a expresarse a trav√©s de la escritura. El otro est√° dirigido a los adultos y su objetivo es el de analizar la literatura infantil e ir desentra√Īando los mensajes que encierra.

–¬†¬†¬†¬†¬†¬† ¬ŅQu√© te atrae de la literatura infantil?

–¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†Supongo que el doblez. Nada es lo que parece. Detr√°s de cada personaje se oculta algo m√°s. Depende de uno ver qu√© son realmente esas historias. En la literatura infantil se plantean grandes temas de la humanidad. Dir√≠a, incluso, que la real naturaleza del ser humano. Se suele hablar de lo ‚Äúinfantil‚ÄĚ como lo inocuo e inocente, cuando en realidad pienso que es una de las etapas m√°s crueles e indescifrables de la vida de cualquier persona. Hay algo siniestro en los cuentos infantiles. Tomemos, por ejemplo, a la caperucita roja: cuando la ni√Īa no le hace caso a la madre y se desv√≠a por el bosque, termina por encontrarse con un lobo. ¬ŅQu√© mensaje entiende un ni√Īo? Que ‚Äúsiempre‚ÄĚ hay que hacerle caso a la madre para que no te ocurra nada malo. Tambi√©n puede entenderse como una alegor√≠a de la iniciaci√≥n sexual. Despu√©s vienen a√Īos de terapia para entender que las madres tambi√©n se equivocan ‚Ästconcluye mientras una sonrisa ilumina sus ojos.

–¬†¬†¬†¬†¬†¬† ¬ŅCu√°les son tus proyectos futuros como escritora?

–¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†Por ahora estoy d√°ndole los toques finales a una novela que termin√© de escribir este a√Īo, llamada ¬ęCuarto azul¬Ľ. Y estoy en pleno proceso de escritura de mi tercer poemario llamado ¬ęHotel de santos¬Ľ.

–¬†¬†¬†¬†¬†¬† Raquel, trabajas tanto la poes√≠a como la narrativa. Imagino que cada uno de estos estilos est√°n ligados a momentos muy particulares de tu vida, ¬Ņpuedes decirnos cu√°ndo has sentido que pod√≠as expresarte mejor con los versos y cuando te sentiste m√°s c√≥moda con la narrativa y por qu√©?

–¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†Suelo llevar proyectos de poes√≠a y de narrativa paralelamente. Por ejemplo, acabo de terminar el primer borrador de una novela llamada Cuarto azul, cuyo personaje principal es una monja. Al mismo tiempo, estoy en pleno proceso de escritura de mi tercer poemario, llamado Hotel de santos, que trabaja el tema de Dios, la iglesia, la fe, etc. La trama de la novela es ficci√≥n; en cambio, los poemas de Hotel de santos tienen que ver con mi infancia y mi propia existencia. Es como trabajar las dos caras de una misma moneda, siempre buscando todos los √°ngulos posibles para profundizar alg√ļn tema que me apasione. Me equilibra poder trabajar dos registros al mismo tiempo.

–¬†¬†¬†¬†¬†¬† ¬ŅC√≥mo es tu proceso creativo? ¬ŅCu√°les situaciones, personajes, hechos de la vida real inspiran tu escritura?

–¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†Como dije anteriormente, suelo superponer los proyectos. No me gustar√≠a quedarme sin nada que escribir, as√≠ fuera por poco tiempo. En el caso de la poes√≠a, siempre se trata de acontecimientos fuertes, procesos duros por los que he tenido que pasar: me sirvo de ella para entender, para mantenerme con prop√≥sitos fijos. Y, en el caso de la narrativa, no tengo muy claro c√≥mo es que ocurre. Tanto con Andor como con Cuarto azul, se ha tratado de procesos completamente distintos. Lo que s√≠ puedo decir es que son libros que me emocionan, que disfruto mucho escribiendo. Especialmente la construcci√≥n de los personajes. Darle una pizca de mi psique a otros seres no es poca cosa.

–¬†¬†¬†¬†¬†¬† Hay escritores que siguen verdaderos rituales antes de ponerse a escribir, ¬Ņt√ļ qu√© haces, tienes una disciplina de horario?

–¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†Mi disciplina ha ido cambiando con las mudanzas y con lo que hago el resto del tiempo. He pasado por per√≠odos de encierro. A veces los amigos se lo toman mal, pero bueno, no he encontrado otra forma. Quisiera decir que tengo rituales raros, pero la verdad es que me conformo con poco: mi laptop y supongo que caf√©. Siempre escribo en pijama, la ropa de calle me incomoda terriblemente. Cuando trabajo narrativa me gusta escuchar soundtracks de pel√≠culas, especialmente si quiero describir un escenario en particular. Entonces escucho la misma canci√≥n una y otra vez por varios d√≠as. Por ejemplo, tratando de describir un pueblo de un pa√≠s de Europa del Este al que nunca he ido, me dediqu√© a escuchar el soundtrack de La doble vida de Ver√≥nica de¬†KieŇõlowski, compuesto por Zbigniew Preisner.

–¬†¬†¬†¬†¬†¬† ¬ŅCu√°les son tus autores preferidos y cu√°les los libros que han marcado tu vida?

–¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†M√°s que libros, la obra de ciertos autores: Zbigniew Herbert,¬†Szymborska, Herta M√ľller, Hanni Ossott, Clarice Lispector, Nicanor Parra, Fabio Mor√°bito, Marosa Di Giorgio, Ra√ļl Zurita, Marguerite Duras, Mark Strand, Philip Larkin, entre otros.

–¬†¬†¬†¬†¬†¬† Acabas de publicar tu tercer libro, un poemario llamado¬†Sobre las f√°bricas.¬†Cu√©ntanos un poco al respecto.

–¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†Sobre las f√°bricas trata el tema del desarraigo. La descomposici√≥n de la identidad al tener que continuar la vida en un pa√≠s desconocido, con una lengua que no es la propia. De pronto, todo lo que sab√≠as y eras se ve atravesado por la incertidumbre y el v√©rtigo. De ser alguien con nombre y apellido, pasas a ser una persona an√≥nima, teniendo que reconstruirte sacando ra√≠ces de la nada. Por lo tanto, en pleno proceso de supervivencia, se reactivan temas como la infancia, la muerte, la familia, la madre, el deseo. Sucede cuando uno trata de recordar qui√©n es y de d√≥nde viene. El extranjero como persona que se fabrica a s√≠ misma para no olvidar.¬†

VICEVERSA, PALABRAS DE IDA Y VUELTA 

En el mejor de los mundos habría: un hombre llamado Leibniz.

Si pudieras abolir algo abolirías: el bullying, en todas sus formas.

La escritura es: si lo supiera, no escribiría.

Lo que más te asusta: el fanatismo.

Si pudieras visitar solamente un país en tu vida sería: La Polonia de 1930.

Si tuvieras que explicarle la muerte a un ni√Īo le dir√≠as:¬†todos los cuentos tienen final, nuestras vidas tambi√©n.

Qué hay más importante que el amor: una buena Reina Pepiada.

‚ÄúColectividad que no sabe pensar, no puede vivir.‚ÄĚ - Concepci√≥n Arenal

Af√≠liate a ViceVersa Magazine y asegura su futuro   Af√≠liate

Puede que también te interese

guest
1 Comment
pasados
m√°s reciente m√°s votado
Inline Feedbacks
View all comments
Jaime Bergamin Leighton
Jaime Bergamin Leighton
5 years ago

Bien por Raquel. De envidiable juventud y todo un recorrido ya hecho, m√°s todo el que le falta. Una realidad y una promesa. Sorprende gratamente que, entre sus favoritos, figuren don Nica (que muchos conocen como ¬ęel hermano de Violeta¬Ľ) y Ra√ļl Zurita, de la patota vi√Īamarina en sus comienzos, antes de la dictadura. Juan Lu√≠s Mart√≠nez con mesa perenne en el viejo Samoiedo y Juan C√°meron, Claudio Zamorano en esos tiempos, poeta que, como Zurita, merece m√°s de una lectura.