AFIÍLIATE
Entrevistas, Nuevos talentos 0

Maury Marcano: “También me sentí desnuda”

Maury Marcano siempre tuvo la fantasía de bailar desnuda en un escenario. Jamás pensó que esa idea pudiera hacerse realidad hasta que conoció a Inés, quien llevaba una doble vida y se convirtió en la protagonista de “Como dios nos trajo”, documental que Marcano dirigió y proyectó en el Venezuelan Film Festival 2014 en Tribeca, Nueva York.  La niña que soñaba con ser Marilyn Monroe o Betty Page, se adentró en la posibilidad de reconocer en una realidad ajena, la suya propia. Los hechos giran y dos mujeres que parecen llevar vidas muy distintas, terminan por reconocerse en la otra. El universo de la noche, la seducción y el escenario no serán sino un pretexto para resaltar lo ambiguas que pueden ser las dinámicas entre los seres. Inés no apareció la gran noche del debut de Maury, pero lo último que hizo fue dejarla sola. La dejó con nosotros, sus espectadores y con ella misma, dueña del espectro erótico que tanto persiguió.

 ¿Por qué elegiste el formato documental?

Desde siempre me llaman la atención los insólitos eventos que nos regala la realidad. Eso que llaman «la realidad supera la ficción». Por otro lado, siempre tuve curiosidad acerca del mundo de las mujeres que trabajan en la noche y con el erotismo. Es muy difícil acercarse a ello sólo a través de la imaginación. Finalmente, el documental ofrece un abanico de recursos narrativos muy amplios y permite que te pasen «cosas» como director o actor de una película, que al principio de la generación de la idea no tenías contemplados. Me emocionan las sorpresas.

¿Qué es la desnudez para ti?

Antes del documental: erotismo, sensualidad, provocación.

Después del documental: libertad, honestidad, vulnerabilidad, espejo.

¿Cómo te sentiste al acercarte al personaje (de ella)?

Fascinada. Curiosa. Inés es un personaje muy rico, no muy fácil de descubrir, contradictorio, complejo. Los personajes complejos te causan desconcierto. No los puedes predecir, te sorprenden. De manera que a medida que avanzábamos, Inés me sorprendía más y más y yo quería intentar descubrirla más a su vez. Por otro lado, me sentí muy identificada con nuestras contradicciones. Al ser tan diferentes, de pronto nos parecíamos. ¡Entonces también me sentí desnuda!

Hablaste de sentir el arte como «terapia» ¿decir, sana? ¿abordar el tema curó algo pendiente?

Sí. Claramente el arte sana. Nos sana a los artistas y a los espectadores también. Cualquier manifestación concreta o abstracta que lleve al artista a una catarsis va a obligarlo a reflejar pequeños secretos u obsesiones personales. A veces son más concretos o evidentes que otras. El punto es que cuando el artista se obsesiona con un tema, hay algo en éste que lo perturba y sólo a través de esa exploración llega a sentirse tranquilo o liberado. Tratar mis temas personales me ayudó a soltarlos, a entenderme, perdonarme honestamente y a aceptarme tal como soy. Y sí, de eso también creo que se trata la curación.

¿Te sentiste amenazada al verte reflejada en Inés?

Amenazada no es la palabra. Por lo menos no amenazada por un ente externo. La palabra es más vulnerable. Una sensación con la que a muchos de nosotros no nos gusta congeniar. El enemigo, en mi caso, claramente estaba adentro. La mirada más dura siempre es la que tiene uno de sí mismo. Así que cuando te ves al espejo tan profundamente y sin filtros podrías sentirte amenazado por ti mismo. Entonces el trabajo se trata de aniquilar tu ego, o de hacer una tregua con él.

¿Cómo influyó la presencia de la cámara en la naturalidad de las chicas?

Las chicas siempre fueron muy naturales, quizá las ayudó que el entrevistador o sujeto estaba adentro del cuadro, en vez de atrás de la cámara. La decisión de estar dentro de cuadro también tiene que ver con desmitificar desde el principio, que el documentalista es un profesional objetivo que muestra la realidad.  El cineasta también es un ser humano que interpreta la realidad a su manera, con las herramientas de su propia historia y referencias.

El presentarse así,  hace que los entrevistados hablen con otras personas, en vez de con un aparato que imprime una imagen en movimiento.

¿El resultado final se acercó a tu primera aproximación?

No. La historia fue mutando a medida que los personajes (incluyendo el mío) se fueron revelando. El documental es un ser vivo. Siempre pensé en generar una especie de simbiosis entre el personaje y yo, pero lo veía más profesional (ella detrás de la cámara y yo bailando). Pero fue muchísimo mejor. Yo siento que verdaderamente pudimos ubicarnos una frente a la otra, a cada lado del espejo.

¿Pensabas tocar el tema del aborto?

Para nada. Es un poco delicado. Más allá de que estés de acuerdo en ello o no. No creo que ninguna mujer haya pasado por esa experiencia celebrándolo o vitoreándolo, como si se tratara de la legalización de la marihuana. Pero es un asunto que es necesario discutir, más allá de políticamente, entre nosotras las mujeres, y con sensibilidad. Porque hasta ahora ha sido tan tabú, que muchas no tienen la oportunidad de desahogarse con sus propias amigas, madres, hermanas, sin saber que la de al lado pudo haber tenido una experiencia similar… o contraria. Lo que a veces puede generar reflexiones y experiencias que te hacen crecer.

VICEVERSA, PALABRAS DE IDA Y VUELTAMaury Marcano

Algo que te desagrade profundamente: La gente que no piensa por sí misma.

Un acierto: Tratar de estar siempre en el presente. Tratar…

Una derrota: Es una actitud no un hecho.

Una banda de rock: Sentimiento Muerto.

El jazz: Tom & Jerry.

Una canción de un viejo amor: Window – The Album Leaf.

Tarkovsky: El genio de la lámpara.

Actores favoritos: Owen Wilson y Clive Owen.

Una cantante: Juana Molina.

Un artista venezolano: Cruz Diez.

Una recomendación a quienes empiezan: Que se equivoquen muchas veces.

Un concepto del éxito: Ser feliz con poco.

Si no fueras cineasta: Bailarina, yogui, fotógrafo de la naturaleza, actriz, surfer… necesitaría muchas vidas para hacer todas las cosas que me gustan.

Las películas de terror: No me dejan dormir.

Breaking Bad: Soy rara. Nunca la vi.

Algo que nunca harías: Peleas con animales.

Tres directores: Dolan, el genio con complejo de Edipo, Herzog, el genio egopata, Petra Costa, el genio en potencia.

Argentina: Una oportunidad para sentirme latinoamericana.

Jamás haría una película que hable de: Jamás haría una película que no hable de nada.

“A menos pensamiento, pensamiento más tiránico y absorbente.” - Miguel de Unamuno

Afíliate a ViceVersa Magazine y asegura su futuro   Afíliate

Puede que también te interese

avatar