Entrevistas, Excelencias 0

María Isabel Nieto: Colombia un país hermoso que avanza hacia la paz

De modales refinados y una suavidad que inspira inmediata confianza, María Isabel Nieto, Cónsul general de Colombia, es una mujer combativa, fuerte, con una personalidad arrolladora que le ha merecido el respeto del ambiente diplomático y de su comunidad. Actualmente ocupa el cargo de Presidenta de la Sociedad de Cónsules Extranjeros en Nueva York, institución de gran prestigio que fue fundada hace 92 años y cuenta entre sus Presidentes a diplomáticos de gran relevancia. Es la primera vez que un representante de Colombia ocupa ese lugar y a pesar de tener menos experiencia de varios otros colegas que se desempeñan como cónsules desde hace muchos años, ha trabajado con tal entusiasmo y seriedad profesional que su paso por esa Presidencia dejará una huella significativa.

– La Sociedad de Cónsules Extranjeros es importante porque ofrece un punto de encuentro a través del cual canalizar determinadas temáticas que son de interés para todos los representantes diplomáticos. En particular facilita las conexiones con la gobernación y la alcaldía de Nueva York así como con organizaciones sin fines de lucro que ofrecen servicios para los ciudadanos y especialmente para los inmigrantes. Para mi ha sido un espacio valioso desde el cual he podido trabajar para mi comunidad, hablar de mi país y en general de América Latina mostrando todos los aspectos positivos de nuestra región; también lo ha sido aprender de la experiencia de los Cónsules que tienen muchos años de experiencia.

 

¿En qué consiste el trabajo de la Sociedad?

Nos reunimos una vez al mes para hablar de temáticas de interés general y para organizar eventos diferentes. En los meses de mi presidencia tuvimos una reunión a la cual asistieron periodistas de los canales de televisión ABC y Univisión y muchas Ong’s que se ocupan de inmigración. Fue muy interesante porque nos permitió aclarar dudas y conversar sobre temas que son muy sensibles para todos.

También tuvimos reuniones con representantes de la gobernación y de la alcaldía y, gracias a todas las informaciones que recogimos de los distintos departamentos, elaboramos un libro que es una guía en la cual especificamos los muchos servicios de los que se pueden beneficiar nuestros ciudadanos. Por ejemplo ayuda legal, campos vacacionales gratuitos para niños etc. Además realizamos viajes a otras ciudades, el último en Upstate New York, durante los cuales nos reunimos con gobernadores, representantes de universidades y analizamos las diferentes oportunidades de negocio.

Un aspecto para mi muy importante ha sido el poder llevar adelante iniciativas en temáticas de género. Entre otras cosas firmamos un acuerdo con la oficina We (women entrepreneurs) NY que dirige Diana Franco, colombiana también, para ofrecer a las mujeres de otros países cursos y talleres que les permitan empezar y llevar adelante exitosamente un negocio propio. También tenemos contactos con estructuras y personas que ayudan a las mujeres que son víctimas de violencia doméstica.

 

Maria Isabel Nieto

 

María Isabel Nieto es “prestada” al mundo diplomático ya que toda su vida ha transcurrido dedicada tanto al sector público como al privado. Abogada con estudios de ciencias políticas se ha desempeñado como concejal de Bogotá; durante el segundo gobierno Uribe asumió el delicado cargo de viceministro de Interiores y luego con el Presidente Santos el de Alta Consejera Presidencial y Secretaria Privada. Cuando Santos fue reelecto por segunda vez y le ofreció un cargo ella sintió que le hacía falta el contacto con la comunidad así que aceptó con gusto asumir el reto de dirigir un Consulado tan importante como el de Nueva York.

– Es tan numerosa la comunidad colombiana que vive en esta área – nos explica sonriendo – que es como ser la alcaldesa de la quinta ciudad más grande de Colombia.

 

¿Cuántos son los colombianos residenciados en Nueva York, y cuáles las problemáticas más importantes que deben enfrentar?

Los colombianos inscritos en el Consulado son 432mil, eso significa que en total serán por lo menos 600mil. Es una comunidad muy diversa, están las segundas y terceras generaciones, hijos y nietos de personas que llegaron hace muchos años, hay quienes ocupan importantes cargos en el mundo empresarial, social, cultural pero también hay mucha gente necesitada, algunos en situación irregular. Muchos de ellos están interesados en regresar, lo cual es muy bueno, aprovechando la Ley del Retorno que aprobó el Congreso, a instancias del Gobierno. Esa ley ofrece unas prerrogativas a quienes deseen volver al país. Nosotros organizamos ferias con Cámaras de Comercio, oficinas de Bienes y Raíces, para ofrecer asesoría y ayuda a los connacionales que quieren regresar e invertir sus ahorros en Colombia. Hay que decir que las remesas de los colombianos en el exterior representan un ingreso muy importante para nuestra economía. En general tratamos de dar una respuesta adecuada a todas las exigencias; ofrecemos sostén a personas que son víctimas de violencia interfamiliar y de género, trata de matrimonios en modalidad servil. Es decir, realizados por hombres norteamericanos quienes buscan, muchas veces por Internet, a las mujeres colombianas al considerarlas más dadas a la casa y a los hijos. Sin embargo, algunas veces, cuando ellas llegan aquí encuentran situaciones muy complejas y muy diversas de las prometidas. Ayudamos a quienes quieren regresar pero también a quienes siguen persiguiendo su “sueño americano”.

Para lograrlo el Consulado de Colombia brinda asesoría legal gracias a una red de contactos con organizaciones que se dedican a ayudar a los inmigrantes y también les dan indicaciones para que puedan utilizar todos los programas que pone a disposición gratuitamente la alcaldía de Nueva York en las áreas de salud, trabajo, educación, refugios, apoyo psicosocial, ayuda para los niños.

Consideramos muy importante también el desarrollo de actividades culturales – continúa la Cónsul de Colombia – sobre todo con las segundas y terceras generaciones. Deseamos que mantengan la cultura, las tradiciones de su país de origen. Hay que decir que la comunidad local organiza muchas actividades con ese fin, sobre todo en el área musical.

 

Maria Isabel Nieto

Consul general de Colombia Maria Isabel Nieto es su oficina en Manhattan.
Photo Credito Mariela Lombard/El Diiario NY.

¿Los colombianos en el exterior pueden beneficiarse de los programas que el gobierno ha puesto en marcha con la Ley de víctimas?

Sí, tienen los mismos derechos. Nosotros trabajamos diariamente con las víctimas que viven aquí y que son muchas. Hasta el 30 de junio hay tiempo para introducir un documento en el cual se puede declarar el hecho victimizante del cual se ha sido objeto. Nosotros mandamos esa información a la Unidad de Víctimas de Bogotá y, si se reconoce la veracidad de las declaraciones, se procede a una compensación y, cuando es un caso de desplazado, a la restitución de tierras.

 

El Presidente Santos ha estado al centro de muchas polémicas, recibe elogios y críticas, ¿Cómo ha sido la experiencia de trabajar tan cerca de él?

Me ha tocado trabajar con el Presidente Santos en una coyuntura muy particular del proceso de paz y en ese tiempo pude ser testigo de primera mano no solamente de su interés en llegar a una solución del conflicto sino de sus angustias, de la forma como sorteaba momentos tan complejos. Tuvo que hacerle frente a una oposición feroz de parte de quien antes sustentaba el poder. He visto como ha sido golpeada su imagen por episodios que no le hacen justicia. Escoger es prescindir y en el momento en el cual Santos escogió dedicar todos sus esfuerzos al proceso de paz no descuidó los otros sectores pero obviamente muchas decisiones quedaron en manos de sus ministros. Sin embargo las cifras no mienten. Colombia es un país que ha logrado sostener su crecimiento de manera ejemplar y que sigue siendo la tercera economía dentro de la región. Eso a pesar de la repercusión negativa que ocasionó la baja de los precios del petróleo y las críticas que acompañaron la reforma tributaria. Al final se vio que las medidas que se tomaron habían sido acertadas, que más de 3millones y medio de personas han logrado salir de la pobreza extrema y, si bien estamos conscientes de que Colombia sigue siendo un país muy desigual y existe una brecha gigantesca que hay que remontar, el Presidente le ha puesto mucho interés en disminuir esas diferencias y favorecer el crecimiento de la clase media.

 

Una de las grandes metas del Presidente Santos ha sido la de invertir fondos provenientes de los ingresos petroleros, para disminuir las asimetrías regionales y la desigualdad social. ¿Hasta qué punto lo ha logrado?

El lema del primer gobierno fue “prosperidad para todos” y su agenda ha sido muy  inclusiva. En este segundo mandato le ha puesto mucho énfasis a la educación. Su lema ha sido “educación, paz y equidad”. A través de la educación ha tratado de empoderar a las personas para darles la oportunidad de tener mejores condiciones de vida. Al mismo tiempo ha creado 300mil viviendas que ha regalado a quien vivía en condiciones de pobreza extrema. No han faltado las críticas de quien ha considerado esta medida asistencialista pero hay que entender que en nuestro país tenemos a siete millones de desplazados, personas que tuvieron que dejar sus casas, sus tierras, para huir de la guerra. Merecen ser ayudados. De todas formas la mayoría de los programas sociales tienen el objetivo de ofrecer los instrumentos para que cualquier persona pueda desarrollar un trabajo digno y pueda superarse.

 

Pensando en los desplazados el Presidente Santos impulsó la Ley para restitución de tierras que ha sido muy importante. ¿Hasta qué punto se ha podido actuar?

El tema de la restitución de tierras es amplio y complejo porque hay que definir donde están los terrenos y proceder al saneamiento de los títulos. Es parte de la Ley de víctimas que busca ofrecer una compensación económica a todos los ciudadanos que han sufrido las consecuencias de nuestra guerra interna. Nunca será suficiente la compensación tras tanto horror porque el daño ha sido muy grande, pero es simbólicamente importante. Los resultados no pueden ser inmediatos en un país como el nuestro con una geografía tan compleja. Llegar a todos los rincones del país es muy difícil, sin embargo en todos esos rincones hubo desplazados. Lo que puedo afirmar con tranquilidad es que este gobierno está trabajando firmemente para que esa ley sea efectiva y logre sus objetivos a la brevedad posible.

 

En entrevista que la directora de teatro Patricia Ariza dio a ViceVersa Magazine, ella expresó la esperanza de ver a las mujeres involucradas como protagonistas en el proceso de paz ya que fueron las que más sufrieron los estragos de la guerra. También hablaba de la importancia de la cultura en esta transición.

Es verdad las víctimas en su gran mayoría son mujeres, mujeres que quedaron sin maridos, y con la responsabilidad de una familia. Ellas tuvieron que enfrentar lutos, violaciones, abusos, por parte tanto de los guerrilleros como de los paramilitares. A eso hay que sumar el drama de los menores, adolescentes de ambos sexos, que sufrieron reclutamiento forzado. Lo que hemos visto es que las expresiones culturales pueden ser muy sanadoras como también el trabajo en grupo. Durante el tiempo en el cual trabajé con el Presidente visitamos muchísimos municipios en los cuales las mujeres, asociadas en cooperativas, lograban salir adelante y ayudarse unas a otras a superar los traumas y horrores del conflicto. El gobierno está invirtiendo recursos para fortalecer ese tejido social y en el proceso de paz con las Farc hay un componente de género trasversal que es muy importante. En la mesa de negociación la presencia de las mujeres ha sido muy importante. Y lo es ahora que se está abriendo la posibilidad de un diálogo con el Eln.

 

A pesar del gran anhelo de paz que une a todos los colombianos, muchos y grandes son los escollos en el camino. Pareciera difícil lograr alcanzar la meta.

Lo que hay que entender es que con la firma del fin del conflicto empieza la construcción de la paz. Esa construcción es difícil porque hay personas muy dolidas que no están dispuestas a perdonar. Sabemos que para volver a construir una sociedad hay que aceptar que las personas que una vez eligieron el camino de las armas puedan tener la posibilidad de reintegrarse a la vida civil pero es algo amargo para quien ha sufrido las heridas profundas de una guerra. Puedo decir que se está haciendo lo posible para llevar adelante de la mejor manera este proceso de paz, para recuperar la institucionalidad. Colombia es un país muy grande, con terrenos de selva donde la presencia de los grupos armados era muy fuerte. Los procesos de reinserción han sido muy complicados también en otros países. Los estamos estudiando para evitar errores y aprender de las experiencias ajena y también de la nuestra cuando hicimos un camino similar con los paramilitares. Lamentablemente son procesos que requieren de tiempo y paciencia, lo resultados no se logran de un día para otro.

Sin embargo algunos resultados ya se notan sobre todo en la economía y en la imagen del país en el exterior. Hoy por ejemplo se ha reactivado el turismo hacia Colombia.

 

El amor hacia su país ilumina el rostro de María Isabel Nieto quien habla con orgullo no solamente de la reactivación de la economía gracias a la gran cantidad de empresarios que están interesados en invertir en Colombia, sino del turismo que finalmente puede apreciar las bellezas de un país que, como dice la Cónsul, “es precioso, tiene hermosos parajes de montaña, dos océanos, la mayor diversidad de pájaros del mundo y una población que ha empezado a desarrollar el ecoturismo, una industria que permite hasta a las personas humildes acomodar sus casa para alojar a los turistas y permitirles conocer lugares en los cuales hasta hace pocos años era imposible llegar”.

“Si usted no tiene libertad de pensamiento, la libertad de expresión no tiene ningún valor.” - José Luis Sampedro

Afíliate a ViceVersa Magazine y asegura su futuro   Afíliate

Puede que también te interese