Somos una revista independiente que sobrevive gracias a tu apoyo. ¿Quieres ser parte de este proyecto? ¡Bríndanos un café al mes!

Expectativa: Birdman vs Whiplash

Birdman, querida Birdman, creí en ti. De verdad lo hice. Desde que me enteré de tu existencia y de tu atrevido concepto narrativo sentí una profundísima infatuación. ¿Y quién me puede culpar? Si mi película favorita de Hitchcock es La Soga. ¿Quién me puede culpar por dejarme seducir por esa mezcla de talento tan prometedora? Iñarritu, quien todavía se mantiene ajeno a la mediocridad cinematográfica. Enmanuel Lubezki, el futuro heredero del trono de Roger Deakins. Michael Keaton en un papel que danza entre la línea de la ficción y lo autobiográfico. Y de paso Edward Norton viene y dice en una entrevista que verte le produjo la misma sensación que tuvo al ver Fight Club. Fight Club. Dirigida por David Fincher y escrita por Chuck Palahniuk. No me jodas, Edward. En Twitter todos dijeron que eras la mejor película del año. En Rotten Tomatoes los críticos decían que eras mejor que Boyhood. Y yo les creí ciegamente.

Finalmente llegó el día de conocerte en persona, en la pantalla chica, lamentablemente. Pero la emoción era la misma. Y ahí te vi, completa, y vi tus gloriosos planos secuencia. Y me sorprendió el humor de Alejandro. Pero no fue suficiente. Créeme que no me olvidaré pronto de Michael Keaton caminando en interiores por Times Square. Pero aún así no fue suficiente. Y tal vez no fue tu culpa, tal vez fui yo y no tú. No sé. Igualmente confieso que mis expectativas eran inalcanzables, irreales, imposiblemente altas.

Sé que después de verte no volví a llamar, pero es que conocí a alguien, y su nombre es Whiplash.

De Whiplash sabía poco, no sabía quién era su director, ni de su director de fotografía, ni su protagonista. Solo sabía que se trataba de un baterista de jazz, que actuaba J.K Simmons y que un conocido que vive en Australia había puesto en Facebook que era buenísima. Te prometo que nunca fue mi intención. Y no hay forma fácil de decir esto, pero el final de Whiplash me dio escalofríos. Yo creo que gran parte se debe al montaje, que debería ganar el Oscar. Pero bueno, tú no sabes de eso. En realidad Whiplash y tú no son tan diferentes, ambos me contaron historias similares sobre la búsqueda de la grandeza, de la trascendencia. Pero me enamoré de la simpleza de Whiplash, ¿Sabías que la grabaron en solo 19 días? ¿Y sabias que su director, Damien Chazelle, tiene sólo 28 años? ¿Y sabias que Miles Teller realmente toca la batería? También admiro sus orígenes humildes. Comenzó como un cortometraje (por eso no participa como mejor guión original en los Oscar) y luego se crió en Sundance. Pero no me mal interpretes, no tiene nada de malo que la Regency te haya dado la mesada. Seguro lo tenías bien merecido. Tu nombre completo es “Birdman -O la inesperada virtud de la ignorancia-“ y tal vez eso fue lo que me faltó querida, un poco de ignorancia. No pudimos con la presión de conocernos tanto, y cuando nos tocó bailar, simplemente no pudimos llevar el mismo tempo.

Subscribe
Notify of
guest
7 Comments
pasados
más reciente más votado
Inline Feedbacks
View all comments
Diego de la Fuente
Diego de la Fuente
9 years ago

Excelente. Mejor reseña imposible. Yo también las vi ( casualmente una detrás de otra) y sentí exactamente lo mismo.

Marina de Tovar
Marina de Tovar
9 years ago

No he visto Birdman, pero concuerdo exactamente con Whiplash!!!! Me encanta tu reseña!!!

Aldo
Aldo
9 years ago

Pura doxa (opinión) no hay ninguna argumentación de por qué una es mejor que otra, son simples apreciaciones personales, nada de análisis cinematográfico ni literario. Los planteamientos y críticas de Birdman son más profundas. Esto no es reseña ni nada, sólo una opinión.

Andrés
Andrés
9 years ago

Hola Aldo, veo que mal interpretaste la intencion

Nora
Nora
8 years ago

Me encantó Whiplash, excelente tu comentario, Birdman no me atrapó.

Hey you,
¿nos brindas un café?