AFIÍLIATE
Entrevistas, Excelencias 0

AID for AIDS: La solidaridad viaja con las medicinas

Con esta primera entrevista al equipo de AID FOR AIDS, y a su fundador Jesús Aguais,ViceVersa Magazine inauguró el 10 de agosto de 2014, la sección dedicada a personalidades hispano-parlantes quienes con su preparación académica, seriedad profesional y creatividad contribuyen, muchas veces de manera silenciosa y discreta, al crecimiento de Estados Unidos.

Optimismo, pasión, alegría de vivir, es lo que se respira al entrar en las oficinas de AID FOR AIDS, organización sin fines de lucro fundada en 1996 por el venezolano Jesús Aguais. Objetivo principal es el de recolectar medicinas en Estados Unidos para reubicarlas entre las personas con VIH que viven en países donde esas medicinas son un lujo para pocos. Regala vida y calidad de vida a adultos y niños de más de 40 naciones en vías de desarrollo siendo hoy la Ong más importante y antigua de Estados Unidos en su área.

Psicólogo y consejero en el Sint Vincent Hospital, Jesús Aguais empezó a guardar las medicinas que algunos pacientes dejaban de usar por razones distintas. Intuyó que podían ser útiles para alguna otra persona y cuando, un día, fue a verlo una venezolana humilde pidiendo ayuda para hijo y nuera, ambos con VIH, entendió cuan acertada había sido esa intuición. Los medicamentos que ya no servían para unos podían resultar de gran utilidad para otros que vivían en lugares donde resultaba mucho más difícil conseguirlos. La semilla de AID FOR AIDS, ha ido creciendo y hoy, paralelamente a la entrega de medicinas a pacientes de todo el mundo, ofrecen programas educativos de prevención y, en Nueva York, ayuda a los inmigrantes con VIH.

Jesús sabe bien lo que significa morir con VIH o vivirlo como un pecado y una vergüenza. Muchas son las personas que han pasado por su consultorio, muchos los amigos cuyas vidas quedaron destrozadas por el resultado de un análisis.

– En los años 90 – comenta – perdí a muchos amigos a causa del Sida. Yo tenía 20 años y quedé muy golpeado por esas muertes. Vine a Nueva York. Creo que fue lo mejor que pudiera haberme pasado porque todo lo que hago se lo debo a esta maravillosa ciudad. Fui miembro de Act up, un grupo que luchaba para mejorar las condiciones de vida de los que tenían Sida. Compartir esas luchas fue muy importante para mi. Me cambió, modificó mi forma de ver al mundo. Creo que dentro del contexto de los derechos humanos el derecho a la salud sea uno de los más importantes. Garantizar a todos el derecho a la sexualidad y a la salud se ha convertido en mi mayor aspiración. Hoy en día las cosas son distintas y también mi enfoque ha cambiado. Enfrento el problema del Sida como parte de una problemática social mucho más amplia. El Sida hoy ya no es mortal como hace 15 años. Mueren quienes no tienen acceso a las medicinas. No son víctimas de la enfermedad sino de la falta de políticas públicas-.

AID FOR AIDS cada año entrega medicinas por un valor cercano a los 7 millones de dólares. Llegan de cualquier ciudad de Estados Unidos. Las envían médicos, asistentes sociales, pacientes, todos involucrados en una gran red de solidaridad que ha ido creciendo año tras año.

Los estantes de las medicinas que están en espera de ser enviadas están organizados con las mismas metodologías que usan las farmacias. Unos números ofrecen el anonimato tanto al que dona como al que recibe. La base de datos de AID FOR AIDS garantiza un estricto control tanto de los medicamentos como de los pacientes. Cada caso es estudiado y seguido por especialistas que trabajan en colaboración con los médicos de los países en los cuales reside la persona con VIH.

Entre un anaquel y otro vemos un dibujo infantil con dos fotos de una sonriente joven asiática con una bebé. Jesús percibe la pregunta en nuestros ojos y nos dice con un dejo de orgullo y emoción:
Lo más lindo de este trabajo son las conexiones que quedan con las personas, aún con las que conocemos solamente por foto, mail o Skype. Ella es una joven china que nosotros empezamos a ayudar con las medicinas desde que tenía 11 años. Ahora tiene 21, está saludable y acaba de tener a esa bebé que es negativa -.

AID FOR AIDS ha creado una plataforma cuyo nombre es “Observatorio Latino” para monitorear la situación del VIH en los países de América Latina y Caribe y sobre todo, en los que reciben dinero del Fondo Mundial para la lucha contra el Sida y la Tuberculosis.

Nos sentamos en la mesa de la Junta Directiva del Fondo Mundial en calidad de veedores, de “watchdogs”. – explica Jesús Aguais – Nuestro rol es chequear que el dinero que el Fondo Mundial invierte para esos fines sea empleado de la manera correcta -.

La cercanía con los sectores más necesitados del mundo ha permitido a Jesús Aguais valorar el trabajo de las Ong’s y tener una visión clara de los mecanismos que deberían utilizarse para dar respuestas serias y concretas a las distintas problemáticas. Considera que se debería trabajar para desarrollar el concepto de filantropía en América Latina.

Es necesario rescatar la confianza en las Ong – nos dice –. En América Latina no estamos acostumbrados al concepto de filantropía sino más bien al de caridad. Eso conlleva una gran dispersión de energías porque los empresarios prefieren crear sus propias fundaciones y en muchos casos actúan sin conocer las verdaderas necesidades de las comunidades. Por otra parte hay que ayudar a los emprendedores sociales a crear infraestructuras que puedan dar confianza a los financistas. La brecha entre los que tienen, y son muchos, y las organizaciones sociales es demasiado amplia. Acortarla es todo un reto-.
Grande es la necesidad de medicinas para VIH en el mundo y Jesús Aguais sabe que su organización logra cubrir solo una parte de esos requerimientos.

Saber que hay que hacer mucho más, me permite tener los pies en la tierra y me impulsa a luchar más y más-.

Reflexiona un momento, mira a sus colaboradores, todos ensimismados en sus trabajos. Sonríe.
Me siento muy afortunado – comenta satisfecho -. Hago lo que me apasiona y estoy rodeado de gente que ama este trabajo tanto como yo-.

“Colectividad que no sabe pensar, no puede vivir.” - Concepción Arenal

Afíliate a ViceVersa Magazine y asegura su futuro   Afíliate

Puede que también te interese

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments