AFIÍLIATE
Entrevistas, Nuevos talentos 0

Diego Firpo: Mucho más que un Techo

NUEVA YORK: Es joven Diego Firpo, a pesar del alto cargo que ocupa en calidad de CEO de la asociación TECHO en Estados Unidos, y como todos los jóvenes asume sus responsabilidades con pasión y total dedicación. Ha comenzado a trabajar en TECHO, asociación cuyo propósito es el de luchar para erradicar la pobreza en América Latina y el Caribe, hace varios años. Lo hizo antes en Argentina, país donde nació, luego en Chile y ahora en Nueva York. “En TECHO encontré un lugar donde los jóvenes podemos expresarnos y podemos contribuir con hechos concretos a la resolución de algunos de los graves problemas de la pobreza, la desigualdad y las diferencias sociales en toda América Latina y el Caribe”, comenta con entusiasmo. En realidad se puede decir que TECHO pertenece a los jóvenes ya que nació con un grupo de ellos en 1997 y hoy, tras casi 18 años, está presente en 19 países de América Latina y el Caribe gracias a la movilización de más de 600mil voluntarios.

También tienen dos oficinas en Estados Unidos, una en Miami y una en Nueva York, y otra en Londres, cuyo principal propósito es el de recaudar fondos para financiar los muchos proyectos que llevan adelante en todos los países en los cuales están presentes.

Recientemente la oficina de Nueva York ha organizado una nueva edición de ARTECHO, exposición en la cual han participado reconocidos artistas, y que ha tenido un gran éxito de público.

El acercamiento con el dolor, la pobreza, la lucha diaria que millones de personas enfrentan para encarar las enormes dificultades del día a día, ha cambiado internamente a Diego Firpo quien confiesa: “Conocer en primera persona y de manera cercana a las tantas personas quienes en nuestros países viven en condiciones de enormes desigualdades es muy doloroso. Yo siento que tengo el deber de hacer algo para luchar contra esas diferencias ya que me considero una persona privilegiada. La vida conmigo ha sido generosa así que es mi deber ayudar a los que no han tenido y no tienen las mismas oportunidades”.

Al contarnos su experiencia con las personas que viven en los asentamientos donde opera TECHO, Diego nos dice con un dejo de amargura: “Nadie escoge vivir en esos lugares, nadie escoge la pobreza. La realidad es que la vida, las oportunidades de desarrollo y de crecimiento dependen mucho de la cuna en la cual naces. Cuando descubres y compartes la lucha que esas personas llevan adelante diariamente para sobrevivir, la fuerza con la cual enfrentan su difícil situación, sientes que lo que tu les das es mucho menos de lo que ellos te regalan a nivel de enseñanza de vida.”

Photo Credit: TECHO–       ¿Cómo opera TECHO, cuáles son los proyectos que lleva adelante? La palabra Techo nos hace pensar en un programa dirigido a la construcción de viviendas.

–       TECHO es mucho más. Nosotros entendemos la pobreza como un problema multidimensional y que no depende únicamente de la falta de ingresos. Nuestro trabajo se desarrolla conjuntamente con las comunidades. Son los pobladores los que nos indican cuáles son los problemas más apremiantes y cuáles podrían ser las soluciones. Nuestra experiencia nos ha enseñado que las soluciones deben surgir desde adentro, no pueden ser impuestas desde afuera. TECHO ayuda las comunidades a organizarse, a decidir su propio desarrollo. Nosotros nos limitamos a acompañarlas siguiendo sus indicaciones-.

–       En América Latina es bastante común la corrupción política. ¿Cómo hace TECHO para actuar sin caer en las redes de esa corrupción?

–       TECHO es una organización apolítica y areligiosa, nos limitamos a llevar adelante nuestro trabajo junto con las comunidades. En muchos casos operamos junto con instituciones públicas y privadas pero siempre y cuando se respeten nuestras reglas y nuestra ética-.

–       ¿Cómo logran la participación de las comunidades?

–       Cuando llegamos a una comunidad organizamos unos encuentros para mostrar quienes somos y cuales son los programas que realizamos. Les explicamos que para trabajar también en ese asentamiento necesitamos que la comunidad nos acepte y esté dispuesta a operar con nosotros. Únicamente después de recibir una nota, una carta, algo que indique esa voluntad, empezamos a organizar grupos de trabajo para individuar los problemas prioritarios y las soluciones que se les puedan dar –.

–       ¿Cómo han logrado involucrar a tantos voluntarios?

–       TECHO se presenta en muchas universidades y utiliza también las redes sociales para darse a conocer entre los jóvenes. La respuesta es grande y muy entusiasta. Tenemos voluntarios en todos los 19 países en los cuales operamos-.

–       ¿Cuál es el país con mayores problemas?

–       Diría que el que está en peores condiciones a pesar de los adelantos de los últimos tiempos, es Haití. También hay graves problemas de pobreza en otros países como Nicaragua, Bolivia, Ecuador, Honduras, pero aún en naciones como Chile, con fuerte desarrollo económico, nos encontramos con poblaciones tan excluidas como las otras-.

–       A raíz de la experiencia acumulada hasta hoy, ¿cuál es, en tu opinión, el problema más grave que habría que combatir para erradicar las desigualdades en América Latina y el Caribe?

–       El tema de la pobreza es complejo y multidimensional. Hay causas y consecuencias que se cruzan, pero al final lo más importante, según nuestro punto de vista, es afinar el capital social y que sean las mismas comunidades las que se apropien de su desarrollo. Es fundamental que puedan sentir esperanza y que crezca en su interior la autoestima.

Hay también que agregar que, a raíz de nuestra experiencia y también por los requerimientos que nos surgen de las comunidades, podemos indicar como uno de los problemas principales de la pobreza el déficit habitacional. Si uno no tiene un espacio decente donde resguardarse de la lluvia, las tormentas, donde tener una vida digna, no es fácil trabajar ni estudiar con tranquilidad y además el riesgo de enfermedades es más grande. Los programas de viviendas sin dudas son fundamentales para lograr una mejor calidad de vida-.

Photo Credit: TECHO–       Una experiencia particularmente positiva y una particularmente frustrante.

–       Diría que todas las experiencias han sido muy positivas. En cuanto a la frustración creo que más bien lo que se siente es una gran amargura al ver la realidad en la cual viven estas comunidades. Sientes dolor e indignación cuando pasas un tiempo con ellos, vives en sus casas, y escuchas sus historias. Pero la experiencia nos ha enseñado a tener paciencia y a transformar la amargura en voluntad, el dolor en deseo de hacer cada día más y más para que las personas que nacen con tan grandes desventajas puedan apoderarse de sus vidas y buscar opciones para mejorarlas-.

Pasión, entusiasmo, es lo que vemos dibujado en el rostro de Diego Firpo durante todo el tiempo en el cual nos habla de su trabajo en TECHO. Y es con una gran sonrisa que nos despide diciendo:

Lo maravilloso de Techo es que hay mucho por hacer. Si uno tiene voluntad, pasión, energía e ideas puede llevarlas a la acción. Es un privilegio poder hacer este trabajo y ser parte de un equipo que sueña con un mundo mejor y lucha para lograrlo”.

“Creer en el hombre significa creer en su libertad. Libertad de pensamiento, de palabra, de crítica, de oposición.” - Oriana Fallaci

Afíliate a ViceVersa Magazine y asegura su futuro   Afíliate

Puede que también te interese

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments