Somos una revista independiente que sobrevive gracias a tu apoyo. ¿Quieres ser parte de este proyecto? ¡Bríndanos un café al mes!
Pamela Rahn

De lo extraordinario a lo ordinario, en Anomalisa de Charlie Kaufman

Anomalisa duele, duele como cuando tienes miedo y comienzas a llorar y reír al mismo tiempo, duele así, porque es una película realmente humana, es como si fuera tan humana, que por primera vez estas viendo algo que no le teme a su propia humanidad, está llena de intimidad, lo que es curioso, ya que es un film hecho completamente en stop motion, pero es tan realista, que al verla, casi se te olvida que son muñecos, tal vez justo por eso logra crear ese afecto tan cercano, logra ser tan valiente y tan dura al mismo tiempo.

De alguna u otra forma, al ver una película de Charlie Kaufman, guionista responsable de películas como Being John Malkovich, Adaptation, Eternal Sunshine of a Spotless Mind y la maravillosa, Synedoche New York, lo saben los fanáticos de Kaufman y es algo que genera adrenalina a cientos de depresivos intelectuales alrededor del mundo, (véase la que escribe este post), es casi ingenuo pensar, salir ileso de alguno de sus film. Melancólico y fatalista como siempre, te va a llevar a un agujero bien hondo, del que te va a costar salir.

Anomalísa (que es una combinación del término Anomalía, con el nombre de la protagonista Lisa), es una historia mucha más lineal que sus historias anteriores, pero tan repleta de detalles, que  te va dejar reflexionando unos cuantos días, es probablemente la más compleja de todas sus historias y eso se debe a la cantidad de detalles que deja que el espectador descubra por sí solo.  Es una historia hecha para un espectador poco común, para el cinéfilo apasionado, repleta de guiños en donde se manejan conceptos como la otredad, la masa, la alienación, la singularidad, guiños que Albert Camus disfrutaría y diálogos llenos de una jerga simple pero tan poderosa que Bukowski, se sintiera relajado viéndola, tomándose una cerveza en su sillón en Los Angeles. Un film altamente existencialista como solo Kaufman sabe ser.

La película habla sobre Michael Stone, esposo, padre, autor respetado y orador motivacional, cuya vida propia se hunde en una mundanidad de la que él está bastante consciente, a la vez observamos su constante lucha con la incapacidad de conectar con otros seres humanos. Su estadía en el Hotel Fregoli (Síndrome de Fregoli: caracterizado por la suposición de que personas conocidas están imitando a otras que son desconocidas. Por ejemplo, puede confundir a su padre con alguien desconocido o creer que todas las personas son la misma), para un viaje de negocios, en la ciudad de Cincinnati, que es una ciudad aburrida y pequeña, y que es vendida por todos los que se topan con Michael como la ciudad con tamaño de zoológico, curioso hecho que justo este personaje, vaya a una ciudad, que se caracteriza por parecerse a un lugar pequeño en donde encierran animales, tal vez otra pista más que nos da Kaufman de la historia, o de el camino que va atravesar el personaje.

Llegando al hotel, se sorprende llamando a Bella, la que parece ser una ex amante, pero las cosas no van bien, y regresa a su habitación, desesperado por hacer algo más excitante del viaje, comienza a tocar en todas las puertas de su piso, en busca de un supuesto amigo, y se sorprende al descubrir un escape a su desesperación en la voz de Lisa (Jennifer Jason Leigh), una representante de bienes raíces que viene a ver su charla junto con una amiga. Lisa, al verlo, se sonroja y lo trata con mucha admiración, Michael, se obsesiona con su voz,  inmediatamente nos damos cuenta que ella es especial para él, no se parece a los hombres sin rostros o sin personalidad que se encuentra a diario, se ve y suena diferente que todos los demás. De hecho, Lisa y Michael, son los únicos personajes que tienen un rostro y una voz diferente a los otros. La voz de todos los personajes, excepto los protagonistas, es doblado por un mismo actor Tom Nonnan. Los rostros de todos los personajes, excepto el de los protagonistas, son iguales, todos tienen divisiones que hacen parecer sus rostros como pequeñas máscaras, tan solo se diferencian uno a otro, por detalles como el cabello o la ropa. En cambio, los rostros de Michael y Lisa son mas lisos y realistas. Detalles que le dan más fuerza a la alienación que siente Michael hacia todos los seres humanos y que dan al film una sensación de pesadilla surrealista.

Michael se relaciona con la soledad de Lisa, con lo real y sincera que puede llegar a ser, es algo que le emociona y de lo que él carece. La invita a su habitación, a pesar del constante coqueteo en que ve sumergido por la otra chica que los acompaña, y que dice ser la mejor amiga de Lisa. Michael, solo tiene ojos para Lisa y después de una conversación muy íntima, en donde vemos una cicatriz diminuta que esconde Lisa alrededor de su ojo,  en donde la vemos palidecerse, sonrojarse, la oímos cantar, sobretodo la oímos cantar lentamente y con los ojos cerrados, en lo que es probablemente la escena mas especial de la película, la voz de Lisa, puede ir de dulce a triste, se puede sentir su voz a través de la pantalla, es tan precisa, que merece muchísimos elogios. Lisa canta la mítica «Girl just wanna have fun», una canción divertida, pop, fresca y la convierte en algo sumamente melancólico y romántico, hay que destacar, que el rendimiento de la voz de Leigh, la actriz que le da voz a Lisa es verdaderamente bellísimo, luego de esto nos sumimos en una escena sexual que logra crear un ambiente de incomodidad, para luego tornarse en algo dulce y bastante erótico que te hace olvidar por completo el carácter animado de la cinta, si es que ya no te olvidaste por completo de esto en el minuto cuatro.

La intimidad más humana que ha ofrecido el cine animado, y me atrevería a decir el cine real, la capacidad que tienen los gestos de los personajes, dirigidos por las manos de Duke Johnson, director de la cinta junto con Kaufman, y sobretodo el trabajo que esconde  todo un equipo de animadores que duro haciendo cada figura, cada movimiento, cada gesto, durante más de 4 años, es algo que le da al film ese sentimiento de que cada segundo que pasa algo se quiebra adentro tuyo.

La ironía de la personalidad del personaje, continúa haciéndose cargo de la trama, hombre depresivo, inconsistente sin embargo exitoso, da charlas ayudando a personas a relacionarse, cuando todas las relaciones de su propia vida están claramente trastornadas, sueña que su propio rostro es una mascara que se cae y que el manager de el hotel esta enamorado de él, sueña que un grupo de oficinistas, le dicen soy yo mírame, sal conmigo, deja a lisa, ¡lisa no por favor!, ¡lisa no! le gritan, mientras corre su habitación , obstinado y sudado, inmerso todavía un poco en la realidad del sueño, se despierta más seguro que nunca que es Lisa, con quien debería estar.

Piden desayuno y hacen planes para huir juntos, el va a dejar a su esposa, ella se va ir con él, son felices por ese pequeño instante, mientras comen huevos revueltos su vida parece tener sentido, pero de un momento a otro, Michael comienza a oír la voz de Lisa un poco diferente, ya no se oye igual, su rostro es cada vez más lejano, tapado por una luz muy fuerte que entra desde la ventana, lo observa casi como una desconocida, le molesta la forma en que dice las cosas, le molesta la forma en que come, la forma en que habla, es obvio que le molesta su presencia también, piensa que es temporal y se alista para dar su charla.

Repite frases, que son como mantras, para el público presente, algo inseguro de si mismo, grita: «Busca lo que es especial en cada individuo», mientras la cara de Lisa, que está sentada viéndolo, se transforma en un rostro más, idéntico al resto del público y es así como Anomalisa, maneja el concepto de la otredad desde la escena del desayuno, hasta la escena final, de la forma más sutil y maravillosa, sin decir una palabra. Cuando  Lisa, comienza a dejar de ser especial para Michael,  su rostro se va borrando hasta convertirse en otro rostro o en el mismo rostro que todos los demás tienen para Michael.

Todo vuelve a ser lo mismo, regresa a su casa, donde hay una fiesta sorpresa esperándolo, y su hijo corre desesperado, a buscar su regalo, se decepciona al encontrar una rara y antigua muñeca asiática, eso no es un muñeco para chicos, le dice, pero rápidamente se olvida de todo. La muñeca asiática es algo que Michael, compró en una tienda XXX, gracias al mal consejo del taxista, y de las pocas ganas de buscar en cualquier otro lugar, la muñeca canta y se mueve. La esposa le dice que salude, que se anime, él se refiere a todos a su alrededor, como gente que jamás ha visto, sin embargo todos lo saludan cariñosamente, la esposa sigue discutiendo con el hasta que se cansa, y se confunde con los invitados.

Michael se sienta a observar a la muñeca asiática en el borde de la escalera, y como no iba a hacerlo, observarla es lo único que tiene sentido en ese momento, esa muñeca asiática, es la única anomalía dentro de su rutinaria vida, y lo confirman una de las últimas palabras que salen de la boca de Michael, cuando discute con su esposa, «no me voy a ir, ¿a donde iría?»

Vemos a Lisa, feliz, mucho más segura de sí misma, diciéndole a Michael, «estoy agradecida por el tiempo juntos, creo que nunca sentí el amor de esa forma», su cabello se levanta con el viento y observamos su cicatriz, un sentimiento de libertad la invade, a diferencia de Michael, que vuelve a su prisión, a sus mismos hábitos, a su misma repetición.

El amor es una anomalía se encuentra raras veces y dura poco. Un humano salva a otro humano por horas, por segundos, por fragmentos de tiempo, lo salva y eso es suficiente, luego todo se quiebra, pero el recuerdo queda. Reducir lo extraordinario a lo ordinario, es el recorrido emocional por el que te lleva este film, y en efecto aprender a aceptar el dolor, a través de la mente de Kaufman,  da como resultado una obra maestra.

guest
2 Comments
pasados
más reciente más votado
Inline Feedbacks
View all comments
Ulises
Ulises
5 years ago

Todo es vanidad. Aún el especial discurso de Michael, que habla sobre cómo hacer sentir especial al otro… hacer sentir, con una sonrisa de juguete. Todo es mentira, todo es igual, todos son iguales. Ir al diccionario (una clave de la película) y notar que anomalía es una desviación de lo regular. Y precisamente es el amor lo que nos hace distintos, lo que nos vuelve únicos. Claro que, como decís en tu bonita nota, puede durar poco. El después, dependerá de haber vivido el amor como una pertenencia, como algo que se gana y se pierde (el caso de… Seguir leyendo »

Elena del Castillo
Elena del Castillo
2 years ago

La escena del discurso sobre cómo atender al cliente es un claro reflejo de la actual sociedad, declamado en pleno momento de desilusión de Lisa, y sobre los consejos consabidos el protagonista no impide que le salgan tremendas frases q no vienen a cuento, aparentemente, lo que piensa realmente del mundo , sin que nadie reaccione, como picos contundentes para poder seguir siendo humano no puede dejar de decir esas frases verdad como dictadas por su yo más real. Todo ello a pesar de haber ensayado el discurso repetidamente. Es la rebeldía que le evita ser uno más, decir realmente… Seguir leyendo »

Hey you,
¿nos brindas un café?