Somos una revista independiente que sobrevive gracias a tu apoyo. ¿Quieres ser parte de este proyecto? ¡Bríndanos un café al mes!

Amor posmoderno

No es raro escuchar a la gente añorar tiempos anteriores, pero hay un tema que suelen señalar constantemente: el cómo se vivía el amor antes. Es usual ver imágenes donde las personas sueñan con las cartas y la galantería de antaño, pero ¿Es acaso el amor posmoderno tan malo así?

Las personas creen que el pasado es tal cual lo recuerdan, olvidando convenientemente las cosas malas, y esto se refleja en la frase que reza “todo tiempo pasado fue mejor”. Lo que hoy nos resulta hermoso y romántico, como esperar al cartero, en realidad podría haber sido más angustiante de lo que pensamos.

Mi intención no es descalificar el amor de los abuelos, sino encontrar las cosas bonitas en el amor posmoderno. No creo que recibir un mensaje de Whatsapp o un correo sea menos valioso que una carta, o que un hombre sea menos romántico por no pagar toda la cuenta. Pienso que en realidad tiene que ver más con la negación que aún tenemos en cambiar de paradigma.

Los medios para comunicarnos han cambiado más en los últimos 100 años de lo que lo hicieron en el resto de la historia de la humanidad, y seamos sinceros, por mucho que nos encante presumir que somos súper adaptables al cambio, en verdad nos toma más tiempo.

Quizás la añoranza sea un bastión de resistencia en nuestro cerebro que se niega a aceptar los cambios y hace que el pasado se vea más lindo en nuestras cabezas de lo que realmente fue. Me declaro una romántica incurable, pero eso no quiere decir que deba preferir la conquista y el romance a la vieja usanza.

Recibir un mensaje de buenos días, un guiño, una foto compartida a través de cualquier red social, enviar vídeos… ¿Acaso eso no puede ser hermoso también?

Pienso que a mi generación le tocó algo particularmente difícil: Crecer con los cuentos de los abuelos al mismo tiempo que iba innovando y acostumbrándose a lo nuevo. En pocas palabras, vivimos uno de los cambios más importantes en la historia del romance, de lo físico a lo digital.

Cada una de las épocas es hermosa a su manera, la cuestión está en encontrarle el lado bonito a la nuestra, saberlo ver y aceptarlo. Suena como una fórmula instantánea, casi como hacer una sopa de sobre, pero es más complicado de lo que parece.

Al final del día, no hay nada de qué avergonzarnos de nuestra manera de vivir el amor. Quizás, después de todo, los abuelos nos envidien un poco.

Subscribe
Notify of
guest
1 Comment
pasados
más reciente más votado
Inline Feedbacks
View all comments
Estefany C
Estefany C
7 years ago

Esto que escribiste tambien me hace pensar en que tan sanos eran los romances de antes. Conozco muchas historias que duraron «para siempre», pero, ¿a costa de que? ¿sumision? ¿aguantar malos tratos? Y muchas otras cosas de esa indole. Es verdad que en nuestra era quizas algunas cosas se han perdido, pero tambien cada vez son mas las voces que se levantan, cada vez son mas las personas que prefieren salud y tranquilidad emocional por sobre todas las cosas, asi eso signifique separarse de su pareja. Yo veo que cada vez hay un desarrollo mayor hacia el amor propio, supongo… Seguir leyendo »

Hey you,
¿nos brindas un café?