Somos una revista independiente que sobrevive gracias a tu apoyo. ¿Quieres ser parte de este proyecto? ¡Bríndanos un café al mes!
Jeronimo Alayon

La poesía corre en las venas de Jerónimo Alayón

Tras un largo tiempo, demasiado largo en nuestra opinión, durante el cual nuestro apreciado colaborador Jerónimo Alayón se dedicó solamente a la docencia y a la escritura de artículos y ensayos, finalmente aparece un nuevo libro suyo: En los buques que bajan hasta tu regazo.

Es un libro de poemas, poemas dedicados al amor en todos sus matices. Enamoramiento, pasión, tristeza, nostalgia, desencanto, etapas todas del amor, están descritas con una profundidad que llega al alma.

Alayón ha instaurado una relación de complicidad con las palabras que se amoldan a sus necesidades, llueven y se escurren en las páginas como notas que marcan un ritmo único, especial.

Cada escrito que envía Jerónimo Alayón a ViceVersa Magazine, desde hace ya muchos años, tiene el poder de sorprendernos. Admiramos su capacidad de percibir la realidad con una sensibilidad extraordinaria, diría privilegiada, y transformar un rayo de luz, un atardecer, una hoja particularmente brillante o un pájaro que canta solitario en la mañana, en reflexiones filosóficas, en pensamientos que ahondan en el significado de la vida y que a veces intentan penetrar en el misterio de la muerte.

En sus poemas pareciera que esos pensamientos hayan pasado por los alambiques de un alquimista que los exprimió hasta lograr sacar de ellos la esencia más sublime. Las palabras escogidas con puntillosa precisión, dibujadas como si fueran el resultado de un juego que solo conocen ellas y el autor, logran un fuerte impacto emocional en quien las lee. Imposible sería evitarlo. Cada verso es como un espejo en el cual cada uno puede divisar un pasaje de su propia vida.

Es esa la fuerza de la poesía. Su capacidad de hablar directamente al alma, de impedirnos distracciones, de obligarnos a mirar nuestra esencia sin velos ni hipocresías. La poesía nos desnuda. En ese diálogo silencioso, sin máscaras ni corazas, nos reconocemos, nos entendemos, nos perdemos y muchas veces nos perdonamos.

Quizás sea esa la razón por la cual nunca es suficiente una sola lectura cuando de poemas se trata. Los versos son nuestros compañeros cuando nos sentimos solo en medio del océano de la vida. Entre oleajes que parecen dejarnos sin esperanza, los poemas son una tabla de salvación. Nos dicen que no estamos solos. Que ese autor, en algún momento, transitó esos mismos oleajes y logró alcanzar la orilla.

Quisiera terminar publicando unos versos del libro de Jerónimo Alayón. Sin embargo, siento que sería una amputación arbitraria a un todo que hay que leer en su conjunto para luego volver a esos versos que a cada uno parecerán únicos, como si el autor los hubiese escrito conociendo, con precisión asombrosa, el burbujeo interior de sus sentimientos.

guest
1 Comment
pasados
más reciente más votado
Inline Feedbacks
View all comments
Jeronimo
Jeronimo
9 months ago

¡Gracias, mi querida Mariza Bafile! ¡Qué regalo de San Valentín! No he podido terminar de leer sin los ojos anegados esta reseña. Siempre diré que la vida vale la pena por ese puñado de amigos entrañables que son habitantes de mi alma, que me sorprenden mostrándomela desde otra perspectiva. Yo agradezco profundamente saber que están en mi vida. Gracias, querida amiga mía. No solo es una bellísima y sentida reseña, sino que también es, para mí, una llamada al compromiso, a no desfallecer, a no dejar de dar aquello que vine a dejar en este mundo. Gracias por tus palabras,… Seguir leyendo »

Hey you,
¿nos brindas un café?