Somos una revista independiente que sobrevive gracias a tu apoyo. ¿Quieres ser parte de este proyecto? ¡Bríndanos un café al mes!

Bajo el subsuelo de las grandes metrópolis del mundo rugen los entramados subterráneos de las redes de metro. Modernidad y eficiencia tensionando el pasado y el presente, al servicio del transporte de personas con culturas y etnias, esperanzas y temores, quehaceres, encuentros, rutinas y escapes diferentes, pero todas conectadas en el mismo lugar y al mismo tiempo.

Felipe Lavín considera estos medios de transporte un instrumento de integración del territorio. El acercamiento de las zonas periféricas al centro de las grandes ciudades interviene en el desarrollo y la calidad de vida.  

Su obra surge a partir de una permanente observación de las estaciones de metros de diferentes ciudades en distintos países y continentes, donde las interrogantes y reflexiones son una constante: ¿Cómo habitamos estos lugares? ¿Cuáles son nuestros comportamientos y cómo interactuamos? El artista busca desvelar los valores ocultos y normas tácitas de una cultura inconsciente y auto-impuesta que comparten los metros del mundo, utilizando la fotografía como herramienta de estudio social.

Lavín propone una reflexión a la dificultad de intercomunicar. La población realiza estos recorridos de manera colectiva, pero en solitario: No se interactúa.  No se miran ni se saludan. Nadie devuelve la imagen del otro. Cada individuo rechaza la experiencia textual del viaje, evitando la comunión con otros, saliendo y escapando hacia una realidad individual; sumido en las páginas de un libro o en los mensajes de su smartphone, imaginándose en su destino, aislándose en su acompañante.  

Inspirado en las teorías del antropólogo Marc Augé sobre la no-comunicación de la sociedad contemporánea y su creciente soledad al interior del grupo,  explora el territorio del transporte en metro como un        no-lugar, un espacio del anonimato, capturando imágenes que trabaja desenfocadas y desfiguradas por un pixelado minucioso y obsesivo que va borrando toda información, dificultando su reconocimiento y el de su circunstancia, haciendo realidad la máxima de Augé: “En el metro no dejamos de rozar la historia de los demás sin encontrarla nunca”. Este fenómeno se relaciona con un   comportamiento de los usuarios del metro, ausente, aislados en la colectividad, en soledad sin aislamiento.

Las fotografías de AUSGANG/EXIT son el resultado de capturas realizadas en distintas estaciones de metro de la Ciudad de Berlín. Un metro que fue utilizado como bunker durante las grandes guerras, un metro con “estaciones fantasma” en las cuales el tren no paraba mientras estuvo el Muro, un metro con innumerables estaciones restauradas producto de los golpes del violento siglo XX. La exposición es un recorrido artístico, que muestra arquitectura del modernismo y postmodernismo junto al pop art y la inspiración histórica en fotos de andenes generalmente vacíos.

Curadora: Inés Ortega-Márquez

Hey you,
¿nos brindas un café?